Tres muertos por sismo de 4.8 en Bali
Claves para ingresar al sistema de la ANT iban al me…
Bancadas modulan posturas frente a proyecto económic…
Paúl Hernández: ‘Congelar en USD 2 el diésel, la nue…
Más personas acuden a los bancos de alimentos en Qui…
Arturo Espinosa: ‘No puedo trabajar porque me paso l…
Pablo Mora: ‘De todo hay cómo vivir si te lo ingenias’
Jóvenes recolectan ‘ecoladrillos’ para h…

Docentes vulnerables y embarazadas sin vacuna continúan en teletrabajo

Imagen referencial. Los lineamientos además establecen que los docentes con hijos menores 12 años y con imposibilidad de dejarlos al cuidado de otra persona podrán acogerse a la modalidad de teletrabajo. Foto: Pixabay

Las docentes y otras trabajadoras de instituciones educativas fiscales que se encuentren embarazadas se mantendrán en la modalidad de teletrabajo siempre que no hayan recibido la vacuna contra el covid-19 de forma previa a su embarazo o que no puedan hacerlo en aplicación de los Lineamientos para la Vacunación a Mujeres Embarazadas y en Período de Lactancia, del 14 de junio de 2021, emitido por el Ministerio de Salud Pública.

Así consta en los Lineamientos para el retorno a la presencialidad del personal asignado a las instituciones educativas fiscales. En este se establece que la reincorporación a las labores en los planteles arrancó el 11 de octubre del 2021, y se plantean las alternativas para instituciones que cuentan y no con autorización, al igual que con acceso a conectividad.

De acuerdo con las directrices, las trabajadoras de planteles fiscales embarazadas deberán volver a la presencialidad una vez que puedan ser inoculadas.

Las docentes, funcionarias de consejería estudiantil y otras trabajadoras que estén en período de lactancia volverán a la presencialidad con reducción de la jornada laboral de acuerdo con lo que determina la ley.

Sin embargo, los lineamientos para el retorno a la presencialidad señalan que se sujetarán a los casos establecidos en el documento del Ministerio de Educación, sin perjuicio de que, si se presenta un caso de fuerza mayor debidamente justificado, se solicitará continuar en modalidad de teletrabajo.

También hay excepciones para la asistencia del personal con condición agravante frente al covid-19 que labora en instituciones educativas. El personal con discapacidad menor al 75% deberá retornar de manera presencial una vez que hayan cumplido 14 días desde que completaron el esquema de vacunación (dos dosis o una dosis conforme corresponda), y de conformidad con los lineamientos del Ministerio para instituciones con o sin autorización o con o sin Internet.

Y el personal con otras condiciones agravantes frente al covid-19 deberá presentar certificados médicos actualizados por parte de un especialista y contar con la validación del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Los lineamientos además establecen que los docentes con hijos menores 12 años y con imposibilidad de dejarlos al cuidado de otra persona podrán acogerse a la modalidad de teletrabajo presentando una solicitud motivada en el formato establecido para el efecto ante la unidad de talento humano del distrito educativo correspondiente.

Recomendaciones de salud a seguir en el retorno

El epidemiólogo Daniel Simancas recuerda que el retorno a las actividades presenciales debe ser progresivo y hacerse en dos fases. Una en la que se capacite e informe al personal educativo sobre las estrategias de prevención frente a la covid-19.

Ya en el retorno, señala que hay que revisar la ventilación de las oficinas, las aulas y otros espacios. Asimismo, se debe colocar señalética, instruir sobre el adecuado uso de mascarilla, lavado de manos y sobre la importancia de la distancia social ante la posibilidad de que una persona que vaya a trabajar esté contagiada y no se dé cuenta al ser asintomática.

“No hay que ubicar a tanta gente en una misma oficina, tratar de que las reuniones sean al aire libre o vía Zoom, seguir manteniendo estrategias de teletrabajo para evitar reuniones masivas”, señal Simancas.

Además sugiere educar en salud para identificar de manera temprana posibles síntomas y que la persona no acuda al trabajo o que comunique al profesional de salud de la institución que hay una persona con sospecha de contagio dentro de la casa.

Con esto, explica el especialista, no debería acudir al trabajo durante al menos 10 días y luego, a través de una prueba diagnóstica, se podría reintegrar a las labores.

Si un trabajador de la institución no está vacunado, Simancas señala que no podría trabajar en la modalidad presencial, a menos que se haga una prueba de covid-19 cada cuatro días.

Suplementos digitales