Un terremoto de magnitud 6.1 activa la alerta de tsu…
El Presidente de Perú solo será proclamado cuando se…
Una ONG cifra en 124 los presos políticos que perman…
Pruebas de diagnóstico de covid-19 se realizaron en …
TCE pide a Secretaría del Concejo Metropolitano reen…
EE.UU. compra 200 millones de dosis más de vacunas Moderna
La sensación de frío en Quito se prolongará al menos…
Una mujer estaría implicada en el asesinato de Efraí…

Esterilización temprana evita enfermedades en mascotas

La cirugía debe realizarse después de los tres meses de nacido y preferiblemente antes del primer año. Foto: Pexels

La cirugía debe realizarse después de los tres meses de nacido y preferiblemente antes del primer año. Foto: Pexels

La cirugía debe realizarse después de los tres meses de nacido y preferiblemente antes del primer año. Foto: Pexels

La esterilización de perros y gatos ayuda a prevenir enfermedades y a evitar la sobrepoblación de estos animales. La edad adecuada para realizar este procedimiento genera diversas opiniones, pero todas coinciden en que este aspecto es importante para ­evitar efectos adversos.

Ahora, el tema cobra aún más relevancia, ya que la ordenanza para el bienestar animal, aprobada en diciembre del año pasado, establece que todas las mascotas en el Distrito Metropolitano de Quito deberán ser esterilizadas.

Aunque todavía no se aprueba el reglamento que define cómo se aplicarán estas medidas, es necesario que los propietarios se informen sobre el proceso.

Andrés Villagómez, cirujano general y veterinario del Hospital Docente de Especialidades Veterinarias de la Universidad San Francisco de Quito, explica que si se busca evitar enfermedades, se debe esterilizar a la mascota después de los tres meses de edad y, en el caso de las hembras, antes del primer celo.

En el pasado, cuenta, se creía que durante el primer trimestre de vida los animales ya estaban listos para la cirugía, pero ahora se conoce que esto puede causar efectos adversos, como incontinencia o problemas hormonales. La esterilización muy temprana puede conllevar a hipotiroidismo, diabetes o molestias en las ­articulaciones y huesos.

Por otro lado, debe realizarse antes de los 2 años de edad, en el caso de los perros, y hasta los 3, en el de los gatos, para que tenga efectividad en la prevención de enfermedades. Villagómez dice que si se opera a la mascota antes del primer celo, la incidencia de que se desarrollen tumores mamarios se reduce al 0,5%.

Si se la esteriliza entre el primer y segundo celo, sube al 8% y si se lleva a cabo entre el segundo y el tercero, la incidencia asciende al 27%. Esta cirugía evita quistes ováricos, algunas infecciones uterinas como piometra y patologías como la pseudogestación.

Shady Heredia, veterinaria y coordinadora de campañas en la Fundación Protección Animal Ecuador (PAE), cuenta que la esterilización previene el cáncer de próstata en los machos. La especialista coincide en que la edad más adecuada es entre los 5 y 7 meses de edad y, sobre todo, antes del primer celo.

Cuando existe el riesgo de que el animal sea adoptado por una persona que no tenga los recursos, el tiempo o las ganas de esterilizar al animal, Heredia dice que es posible hacerlo a los 3 meses, o antes, mediante la ­cirugía pediátrica.

Generalmente, este tipo de procesos a temprana edad se puede realizar como parte de campañas de esterilización o cuando no se sabe qué va a pasar en la vida del animal en el futuro. En estos casos es muy importante la experiencia del cirujano, el tipo de anestesia y las horas de ayuno para que el procedimiento se desarrolle sin complicaciones.

Tanto en la cirugía pediátrica como geriátrica, se deben tener mayores consideraciones. Heredia dice que para los animales geriátricos no existen contraindicaciones, a menos que presenten alguna patología o el especialista no recomiende el proceso. Es importante que se realicen exámenes a profundidad.

Además de tener en cuenta la edad de la mascota, se debe elegir un método. Villagómez actualmente realiza la cirugía laparoscópica que se utiliza desde hace algunos años en Europa y recientemente llegó al país.

Este procedimiento consiste en extraer solo los ovarios, a diferencia de los otros dos métodos tradicionales en los que se saca también el útero.

El cirujano explica que con esta técnica las incisiones son muy pequeñas, es menos invasivo, la recuperación es más rápida y se evita el daño a órganos cercanos al útero. De esta manera, el animal puede volver rápidamente a sus rutinas.