Julieta Fierro: ‘La ciencia debe ser sencilla e inteligente’

Julia Fierro es divulgadora de ciencia y astrónoma  mexicana. Es investigadora del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Foto: cortesía Ministerio de Cultura.

Julia Fierro es divulgadora de ciencia y astrónoma mexicana. Es investigadora del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Foto: cortesía Ministerio de Cultura.

Julia Fierro es divulgadora de ciencia y astrónoma mexicana. Es investigadora del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Foto: cortesía Ministerio de Cultura.

Entrevista a Julieta Fierro, divulgadora científica y astrónoma mexicana. Es una de ponentes internacionales de la Feria Internacional del Libro y la Lectura Quito 2018, organizada por el Ministerio de Cultura y Patrimonio conjuntamente con el Municipio de Quito y la Cámara Ecuatoriana del Libro.

En tiempo de redes sociales, ¿qué tan complicado es hacer difusión de ciencia?

Pues para mí ha sido fácil, porque empecé a hacerlo hace 50 años. Con experiencia se logra ir mejorando la práctica. Además, me gusta explicar la ciencia y creo que se nota. Lo he hecho por muchos medios: he escrito libros, artículos, tengo una columna en periódico, he hecho radio, he hecho televisión, he enseñado cursos de ciencia, he dictado conferencias, he viajado por todo el mundo, así es que yo creo que para mí ya es más sencillo que para alguien que empieza desde cero, porque ya tengo un público que me sigue.

¿Es complicado granjearse una trayectoria en redes sociales?

Yo he tenido series de TV. Todo eso ayuda a que, si tienes cosas en la Red, pues tengas seguidores.

¿Plataformas como Facebook o YouTube ayudan a llegar a nuevas audiencias?

Yo creo que sí. He incursionado en hacer clases de Astronomía muy generales a distancia. Son de acceso libre y están en YouTube. Y si alguien quiere certificarse, las toma, hace las evaluaciones, y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) entrega un certificado. También he hecho cápsulas de ciencia, tanto para adultos como para niños de primaria y jóvenes de secundaria, que siento que es el público más olvidado.

¿Y eso está disponible en YouTube sin costo?

Así es. Esto es uno de los beneficios de trabajar con este tipo de plataformas.

¿Cómo competir con la cantidad de contenido que circula en YouTube?

Yo trato que el contenido de divulgación científica sea sencillo pero inteligente. O sea, no puedes competir: tienes que ampliar la oferta. Siempre habrá cosas que no tienen que ver con la ciencia. Pero lo importante es que también haya ciencia dura, la ciencia correcta, moderna, la que cautiva, la que nos gusta a los científicos. No solo la que se enseña en la escuela, sino la que hace que los científicos tengamos curiosidad y ganas de entender. Y si eso explicas, sencilla pero inteligentemente, pues la gente te sigue.

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrenta un divulgador de ciencia?

Para hacer divulgación necesitas saber ciencia, y necesitas ser buen comunicador. Y no todo el mundo tiene las dos facilidades. Lo que ha funcionado en otros países, en otros lugares, es formar grupos; es decir, que juntos trabajemos personas que saben de ciencia y gente que saben de comunicación, y de esta manera es más sencillo. Así que yo creo que el gran reto es descubrir cuál es tu gran habilidad, y asociarte con personas que tengan las habilidades que tu careces.

¿Cómo lograr una participación de una audiencia en temas científicos?

Yo creo que, entre más diversidad, más éxito. O sea, el universo de usuarios de la divulgación es inmensa. Desde niños con su curiosidad, hasta adultos informados. Y después hay personas con distinta personalidad: las hay preguntonas, otras que quieren que todo sea muy solemne… Así que yo creo que, entre más diversidad de maneras de hacer las cosas a diferentes niveles y utilizando diferentes medios, vamos a tener más éxito.

¿Qué tan complejo es combinar otros elementos para la divulgación, como la comedia o el arte por ejemplo?

Hay que hacerlo. La comedia funciona muy bien y es divertidísima. Y la música también. El arte, de alguna manera, relaja a la gente, hace que su cerebro se abra. Entonces ahí la ciencia entra más fácil.

¿Es complicado hacerlo en este tiempo?

Pues se requieren ganas, básicamente. También capacidad de convocatoria y unos cuantos recursos. Y que quienes te invitan a hacer divulgación tengan confianza.