En dos bodegas de Quito hallan droga con la leyenda …
Nuevo impulso a relación Ecuador-Israel con lanzamie…
Un fallecido y siete heridos por siniestro de tránsi…
Policía decomisó 25 kilos de marihuana en Pelileo, T…
Elecciones en Honduras se realizaron con normalidad
Quito se festeja con vóley en La Vicentina
Bandera de la diversidad, en exterior de la Basílica…
Venezuela se solidariza con Perú tras terremoto

Las prendas hechas a mano recobran fuerza

Un saco corto, de una sola talla y de lana, de la firma Unlabelled. Fotos: Patricio Terán / El Comercio. Modelos: Pía Loza y María Herrera / DIS Management. Lugar: Piso Rosá (José Tamayo N23-75 y Veintimilla)

La tendencia de diseño más grande de esta temporada a escala global, de acuerdo con el reporte Instagram Insider, es lo hecho a mano. La costura, el tejido y los bordados son algunas técnicas que han recobrado fuerza y valor.

Esto responde a la necesidad de desacelerar el ritmo del mundo que vino con la pandemia. Muchas personas se volcaron a hacer artesanías y manualidades, mientras que otros se refugiaron en la calidez y abrazo de un saco tejido a mano, listo para vestir. Los emprendedores identificaron esta necesidad y no tardaron en mostrar sus habilidades.

En Quito, al menos cuatro marcas ofrecen piezas que requieren días y hasta semanas de producción: Crochet, Nudos, Rippa y Unlabelled.

El nuevo lanzamiento de la marca quiteña Crochet son suéteres ‘oversized’, que pueden usarse como vestidos. Foto: Patricio Terán / El Comercio. Modelos: Pía Loza y María Herrera / DIS Management. Lugar: Piso Rosá (José Tamayo N23-75 y Veintimilla)
El nuevo lanzamiento de la marca quiteña Crochet son suéteres ‘oversized’, que pueden usarse como vestidos. Foto: Patricio Terán / El Comercio. Modelos: Pía Loza y María Herrera / DIS Management. Lugar: Piso Rosá (José Tamayo N23-75 y Veintimilla)

Crochet nació en noviembre del 2019, de la mano de Hee Jin Park, de su madre y su hermana. Park teje con ganchillo desde niña. “Me gustan los sacos tejidos y no hallaba opciones que se adaptaran a mi cuerpo, porque soy pequeña. Entonces empecé a hacer mis propios sacos”, cuenta.

Cuando perdió su trabajo, en el 2019, empezó a hacer piezas únicas para vender. Ahora elabora colecciones cápsula, aunque sigue tejiendo pocos modelos, para mantener la exclusividad. La colección actual se llama Basics y se caracteriza por elementos como la puntada bombita, que se aplica en las mangas.

Nudos es un emprendimiento de Mercedes Sorensen, quien aprendió a tejer en sus tiempos libres. Sus amigos y familiares empezaron a interesarse en sus productos, por lo que empezó a vender sus creaciones.

En febrero del 2020 lanzó su página de Instagram y formalizó su proyecto, que se enfoca en el tejido con ganchillo de trapillo o tiras de algodón, para crear bolsas, carteras y sobres. “La gente está buscando cosas hechas en Ecuador, eso me llena de orgullo. Además, hay un movimiento de moda sostenible”, dice Sorensen sobre el crecimiento de este tipo de emprendimientos.

Rippa es la marca de María Pía de la Torre. La artesana crea bisutería hecha con la técnica japonesa Miyuki, que se caracteriza por usar mullos de cristales y un hilo especial de nailon. Se reconoce por el punto ladrillo y las formas geométricas.

“Hay mayor interés de los clientes, pero todavía falta que la gente valore lo hecho a mano. Piden precios bajos y no se reconoce todo lo que conlleva, por ejemplo, un par de artes toma entre seis y ocho horas”, explica.

Unlabelled es una marca de moda que diseña piezas con carácter, de acuerdo con su fundadora, la diseñadora Estefanía Vela. Durante la pandemia, Vela aprendió a tejer con la ayuda de su madre y hace unos ocho meses lanzó su primer saco tejido. “Subí una historia a Instagram y se vendió de inmediato”, relata.

Elaborar cada pieza le toma unos tres días. “Es una prenda de temporada, pero me parece interesante cómo tomamos algo antiguo que es tejer, mezclas la sabiduría de tu mamá y de tu abuelita para crear una prenda ‘fashion’; me parece una experiencia enriquecedora”, concluye Vela.

Suplementos digitales