Un fin de semana con alta radiación y fuertes viento…
CELEC adjudicó 4 pólizas a privados y deja a Sucre q…
Autobús en Bolivia se convierte en ‘oficina mó…
38 ecuatorianos acceden a becas europeas de maestría…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar

Una moda entre la bohemia y lo vintage

La diseñadora ecuatoriana Ivette Melendez. presentó el pasado jueves 27 de agosto su primera pasarela en el Mall del Sol. Foto: Gabriel Proaño para EL COMERCIO.

La diseñadora ecuatoriana Ivette Melendez. presentó el pasado jueves 27 de agosto su primera pasarela en el Mall del Sol. Foto: Gabriel Proaño para EL COMERCIO.

La diseñadora ecuatoriana Ivette Meléndez. presentó el pasado jueves 27 de agosto su primera pasarela en el Mall del Sol. Foto: Gabriel Proaño para EL COMERCIO.

Pantalones acampanados, ponchos tejidos, faldas de chifón, chaquetas militares… Una fusión entre lo bohemio y lo vintage es la apuesta de la diseñadora ecuatoriana Ivette Meléndez, creadora de la firma Alter Ego.

“Es el reflejo de una época de finales de los años 60 e inicios de los 70. Es la época de Woodstock, de los pantalones acampanados, de las telas desgastadas, de los colores empolvados, de mujeres de faldas largas y suéteres holgados, cuando la feminidad no consistía en mostrar sino sugerir”. La firma tiene seis años en el mercado. El 70% de sus piezas tiene el sello del diseño nacional.

El pasado jueves 27 de agosto Meléndez presentó su primera pasarela, en uno de los corredores del centro comercial Mall del Sol. En medio de luces destellantes, música electrónica y decenas de fashion bloggers sentados en primera fila, la diseñadora mostró 20 outfits de su colección Bohemia-Bazar.

“El estilo bohemio es ecléctico, siempre se está renovando y es una tendencia mundial fuerte para 2015 y 2016 en Europa y Estados Unidos”. Los 10 outfits diurnos cautivaron por sus sombreros de ala ancha y vestidos largos y holgados. En los nocturnos resaltaron las lentejuelas y los tonos metálicos.

“Tengo un alma vintage, me encanta lo retro y es lo que busqué plasmar en esta colección -dice Meléndez-. Hay un poco de los años 30 y 40, la onda parisina, con una Edith Piaf que es una de mis ídolas, y por el otro lado una Diana Ross en los 70”.