En Quito aumentó la radiación solar, pero los solmáf…
Ecuador y Corea del Sur, en camino a un acuerdo comercial
Siniestro de tránsito en la av. Velasco Ibarra deja …
Incendio en vivienda y siniestro vial en Pastaza dej…
Centros comerciales de Quito registran fuerte movimi…
Muere alias 'El Pirata', jefe de grupo delictivo del…
EE.UU. autoriza a Chevron a reanudar sus operaciones…
Gobierno y oposición venezolana firman acuerdo para …

Giovanna Andrade protagoniza un thriller que se filma en Quito

La actriz ecuatoriana Giovanna Andrade se prepara en vestuario y maquillaje para filmar una escena de la película ‘Los ahogados’, en Quito. Foto: Patricio Terán / El Comercio

La actriz ecuatoriana Giovanna Andrade es la protagonista de ‘Los ahogados’. El filme coproducido entre Ecuador y Uruguay se filma en Quito y sus alrededores.

El primer largo de ficción para Andrade

Ha pasado más de un mes desde que Giovanna Andrade no ve a su esposo e hijos. La actriz ecuatoriana, quien actualmente reside en Colombia, decidió aceptar ese sacrificio a cambio de cumplir uno de los grandes retos de su carrera.

A mediados de agosto, regresó al Ecuador para convertirse en la protagonista de ‘Los ahogados’. Ese es el título que lleva el nuevo largometraje codirigido y coescrito entre el ecuatoriano Sebastián Jácome y el peruano Víctor Mares.

Andrade se formó en actuación en el Lee Strassberg of Film and  Theater en Nueva York. En el medio local se dio a conocer como conductora y actriz. Participó en algunas de las novelas más populares de la televisión nacional como ‘Yo vendo unos ojos negros’ o ‘La Trinity’.

Hace unos cuatro años se mudó a Colombia, donde no ha dejado de sumar horas de experiencia en teatro y televisión.

De hecho, para filmar ‘Los ahogados’ tuvo que terminar una exitosa temporada de la obra de teatro ‘Una noche para siempre: las Manuelas’, donde interpretó a Manuela Sáenz.

Una familia cinematográfica

El equipo de producción se mueve de un lado a otro bajo la guía del productor Christian Rojas. Todos preparan la siguiente escena que se filma en la biblioteca de una lujosa casa en Tumbaco, al nororiente de Quito.

Detrás de la cámara, Simon Brauer hace pruebas de encuadre, luz y movimiento. El gaffer, Jimmy Pazmiño, se para sobre un banco para acomodar una luz fijada al techo.

Es el quinceavo día de rodaje y en ese entretiempo, Andrade se acomoda en un sofá para comentar algunos detalles de la producción.

El personaje que interpreta se llama Marcela. Por el momento solo revela que se trata de una escritora de clase alta, que se sumerge en un estado de paranoia. Eso sucede cuando su familia empieza a ser hostigada, tras la misteriosa muerte de la empleada doméstica que trabajaba para su familia.

La película también cuenta con la participación de intérpretes como el boliviano-brasileño Fernando Arze y los ecuatorianos Diego Naranjo, Pilar Olmedo y Arturo Calahorrano.

Julia Silva dirigió el proceso de casting y tras un primer filtro, un grupo de actores recibió un nuevo llamado. Entre ellos estuvo Andrade, quien finalmente se quedó con el protagónico femenino.

El director destaca la versatilidad de la actriz para transmitir distintos estados emocionales, atravesados por la paranoia, que necesita el personaje en este thriller.

Después de leer el guion y descubrir que el personaje era tan distinto a ella, Giovanna Andrade aceptó el papel como el desafío actoral que esperaba en su carrera.

La actuación para teatro, cine y televisión tiene sus particularidades. No solo en cuanto a la técnica, dice la actriz, también en cuanto a los tiempos de producción e incluso el ambiente.

¡Silencio que vamos a rodar!

El director Juan Sebastián Jácome (sentado a la izquierda) ultima los detalles de una escena con su equipo de trabajo. Foto: Fernando Criollo / El Comercio

El asistente de director pide silencio. El encargado de la claqueta marca la escena 48A, toma 1. El director confirma cámara y sonido con Simón Brauer y ‘Estebanoise’ Brauer, respectivamente, y da la orden: ¡Acción!

Andrade entra en cuadro, camina hacia el escritorio, hurga en el librero tratando de hacer el menor ruido posible y encuentra un paquete envuelto en papel de regalo. Es una de las piezas que le servirán para entender el curso de los acontecimientos.

En el cuarto contiguo, Carmen Dávila y Lilu Ramos, directoras de vestuario y maquillaje, observan la escena a través de un monitor, constatando que cada elemento de la caracterización del personaje siga en su lugar.

A diferencia del histrionismo en el teatro y la televisión, En ‘Los ahogados’ la actriz se concentra en hablar con la mirada, la consecución del gesto mínimo que demuestre acción, pero también intención.

El trabajo en conjunto con el director, los ensayos y el propio ‘tiempo del cine’ son elementos que le han permitido explotar su potencial, asegura.

El ambiente es de camaradería entre los cerca de 25 profesionales que conforman el equipo de este proyecto coproducido entre Abaca Films de Ecuador y Raindogs Cine de Uruguay.

Ese ambiente familiar, dice Andrade, ha hecho más fácil la distancia y ausencia de su familia a la que espera ver tan pronto como termine el rodaje.

En su fase de desarrollo, el filme obtuvo apoyo del Fondo Cinematográfico del Instituto de Fomento a la Creatividad y la Innovación del Ecuador en guion y producción, así como apoyo del Fondo Internacional de Programa Ibemedia.

El estreno mundial de ‘Los ahogados’ está previsto para el próximo 2024 en festivales internacionales, antes de llegar a las salas de cine en Ecuador, explica la productora Irina Caballero.