Jorge Glas debe más de USD 7,8 millones por actos de…
Facturación digital ya es total en Ecuador
Nueva Zelanda procesa a mujer por el asesinato de su…
Resumen de la jornada noticiosa de este 29 de noviembre
Pico y placa en Quito: Restricciones para este miérc…
El nuevo Ministerio de la Mujer y Derechos Humanos e…
Metro de Quito operará desde el 21 de diciembre de 2…
La Asamblea aprobó proyecto para derogar la reforma …

"No somos una familia racista", dice Guillermo, el futuro rey de Reino Unido

Catalina de Cambridge  y el principe Guillermo  salen del Palacio del Elíseo tras su reunión con el presidente de Francia, François Hollande. Foto:EFE.

Catalina de Cambridge y el principe Guillermo salen del Palacio del Elíseo tras su reunión con el presidente de Francia, François Hollande. Foto:EFE.

Catalina de Cambridge y el principe Guillermo salen del Palacio del Elíseo tras su reunión con el expresidente de Francia, François Hollande, en 2017. Foto:EFE.

El príncipe Guillermo, nieto de la reina Isabel II y segundo en la línea de sucesión a la corona británica, rechazó  las acusaciones de racismo vertidas por los duques de Sussex, al afirmar que "no somos una familia racista".

El duque de Cambridge hizo esta breve afirmación durante una visita a una escuela en el este de Londres, donde le preguntaron por la entrevista que su hermano, el príncipe Enrique, y su cuñada, Meghan Markle, concedieron a la presentadora Oprah Winfrey.

En ese programa, divulgado el domingo en EE.UU. y el lunes en el Reino Unido, la duquesa, que es mestiza, reveló que un miembro de la familia real no identificado cuestionó en su día el color de la piel del hijo de la pareja, Archie, de casi 2 años de edad.

Al serle preguntado en la escuela si había hablado con su hermano después de la entrevista, el duque de Cambridge contestó: "No, todavía no he hablado con él pero lo haré".

En un mensaje conciliador, el palacio de Buckingham señaló el martes que la familia real estaba "entristecida" tras conocer el sufrimiento de los duques de Sussex y reconoció que los problemas que estos expusieron en la televisión estadounidense eran "preocupantes, especialmente el del racismo".