Duques de Sussex, descalzos con surferos en Sídney por la salud mental

Los duques de Sussex posan para una fotografía con miembros de One Wave, un grupo de surf que organiza eventos para concienciar sobre la salud mental y el bienestar. Foto: DPA.

Los duques de Sussex posan para una fotografía con miembros de One Wave, un grupo de surf que organiza eventos para concienciar sobre la salud mental y el bienestar. Foto: DPA.

Los duques de Sussex participaron este 19 de octubre del 2018 en 'Fluoro Friday', evento organizado por el grupo One Wave para hablar sobre la salud mental. Foto: DPA.

Sentados descalzos y con guirnaldas de colores, el príncipe Enrique y la duquesa Meghan Markle participaron hoy (19 de octubre del 2018) en la popular Bondi Beach de Sídney en el acto de una organización que ayuda a personas con problemas mentales, en el marco de su gira por el Pacífico.

Con un telón de fondo de surferos tomando olas, la joven pareja real, que espera su primer hijo para la próxima primavera (boreal), participó en la sesión 'Fluoro Friday' que organiza el grupo One Wave (una ola), en la que la gente se viste de llamativos colores y acude a compartir experiencias sobre problemas de salud mental.

El cielo cubierto y la niebla matutita no impidió que cientos de personas se acercaran a saludar a los duques de Sussex e incluso muchos estudiantes se saltaron las primeras horas de clase para verlos.

El príncipe Enrique, de 34 años, y Meghan Markle, de 37, se pusieron coloridas guirnaldas y se sentaron junto a los surferos con los que mantuvieron una larga charla, en el marco de su círculo semanal para conjurar las malas vibraciones, uniéndose también a un abrazo en el círculo de los surferos.

La organización One Wave, que anima a la gente a entrar en el océano, surfear y hablar sobre depresión y ansiedad, regaló una tabla de surf a la pareja real británica.

Los duques de Sussex posan para una fotografía con miembros de One Wave, un grupo de surf que organiza eventos para concienciar sobre la salud mental y el bienestar. Foto: DPA.

Sin embargo, el príncipe Enrique echó por tierra las esperanzas de los medios, que esperaban verlo desnudándose y entrando al océano. El príncipe permaneció seco con su camisa azul y chinos color caqui. Meghan Markle  visitó un vestido blanco y negro del diseñador de Melbourne Martin Grant con los hombros al descubierto y el pelo recogido en una cola de caballo.

La pareja estrechó muchas manos de los locales que se alinearon en la playa.

Los duques de Sussex se encuentran en su primera gira por el Pacífico desde su boda. Además de Australia visitarán las islas Fiyi, Tonga y Nueva Zelanda.

Tras Bondi Beach, visitaron también una escuela, aunque antes Meghan Markle se cambió de ropa para ponerse un vestido sin mangas azul claro de la diseñadora Roksanda Ilincic y se soltó el pelo.

Después, la duquesa, que se calcula está en su semana 12 de embarazo, se tomó una pausa de sus deberes oficiales mientras el príncipe Enrique subía al puente del puerto de Sídney con el primer ministro, Scott Morrison, para desplegar la bandera de los Invictus Games, una competición para ex combatientes con discapacidad y heridos de guerra.

Suplementos digitales