Carolina Jaume, en libertad por hábeas corpus

Carolina Jaume quedó en libertad tras permanecer más de 24 horas retenida por el caso de custodia de su hijo. Foto: Instagram

La actriz y presentadora de televisión Carolina Jaume recuperó su libertad la noche del martes, 20 de diciembre de 2022, tras permanecer más de 24 horas retenida.

La Policía Nacional capturó a Jaume la noche del lunes 19 de diciembre. Los agentes la retuvieron cuando salía de una peluquería al norte de Guayaquil, atendiendo una boleta de apremio en su contra.

El excandidato presidencial Abdalá Bucaram Pulley fue parte de la defensa.

Jaume posteó en redes sociales una foto en la que está abrazada de sus familiares, con el comentario "en casa".

Disputas por custodia

Jaume mantiene desde hace varios años una disputa pública con su expareja, Allan Zenk, por la custodia del hijo de ambos. Las dos partes han divulgado audios y chats de discusiones, en la que se revelan una serie de detalles íntimos de la relación y, sobre todo, del cuidado del menor.

Tras las discusiones públicas, Jaume y su ex pareja acordaron un régimen de visitas para el menor. Para llegar a este convenio pasaron por la justicia y por salas de mediación.

Sin embargo, a pesar de tener un acuerdo amplio de visitas, Jaume había impedido a Zenk a ver a su hijo a inicios de octubre, por lo que él la denunció ante la justicia y pidió tener acceso al menor.

Se cumplieron varias audiencias a las que, según el abogado de Zenk, no habría acudido la acusada.

Tras la denuncia, la justicia falló a favor del denunciante, ordenando que tenga acceso a su hijo y emitiendo la boleta de apremio por haber incumplido y obstaculizado el régimen de visitas de su hijo.

Denuncias de Allan Zenk contra Carolina Jaume

El padre habría reportado los atropellos a sus derechos y a los del menor ante la policía especializada en niños y adolescentes y ante el tribunal que maneja el caso, con el fin de documentar los incumplimientos de Jaume.

La legislación ecuatoriana considera a los apremios como medidas de presión para que los alimentantes cumplan con sus obligaciones que voluntariamente no cumplieron. En este caso específico es el referente a las visitas acordadas entre padre y madre.

Según la ley vigente, una persona que incumple con el apremio por primera vez puede sufrir una privación de la libertad por 30 días. Si hay reincidencia, son 60 días más y se puede extender hasta un máximo de 180 días.

Más noticias relacionadas en:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales