Tonga confirma un primer fallecido tras la erupción …
Liquidación o nuevos contratos piden extrabajadores …
Lasso designa representantes para siete embajadas
El molnupiravir, el antiviral contra la covid, se ve…
Mujer condenada por homicidio al supuestamente abor…
Estudiante plasmó su lucha contra el cáncer en un cuento
Lima tiene 10 millones de habitantes, la mayoría mujeres
Dos sentenciados en el caso Odebrecht han muerto con…

Dos homenajes para Juan Antonio Serrano

En Paradocs, Quito. Antenoche, fotografías y textos coparon el lugar en honor a Juan Antonio Serrano. Foto: EL COMERCIO

En Paradocs, Quito. Antenoche, fotografías y textos coparon el lugar en honor a Juan Antonio Serrano. Foto: EL COMERCIO

Juegos de luces de Navidad convertidos en cordeles para colgar fotos y textos. Y la cara de Juan Antonio Serrano repitiéndose infinidad de veces, en momentos y sitios distintos; casi todas con un denominador común: su sonrisa. Así, con música y choripanes, sus amigos recordaron el viernes en la noche al fotógrafo Juan Antonio Serrano, quien murió el domingo 2 de septiembre.

El ambiente en el patio de Paradocs, la fundación y cooperativa que busca hacer viables proyectos fotográficos, a la que Juan Antonio pertenecía, era lo más parecido a una tristeza dulce, si aquello existe; como que los colores de las luces brillaban menos y las voces de las varias decenas de presentes raramente superaban el registro del susurro.

Santiago Serrano y Francois Laso, compañeros de Juan Antonio en Paradocs, fueron los anfitriones y los organizadores del homenaje, que consistía en que la gente que tuviese fotos donde apareciera Juan Antonio las compartiera para pegarlas en todo el patio. Hubo quienes además llevaron textos escritos en honor al amigo fotógrafo, al que todos recuerdan buena gente, creativo, generoso, trabajador, excepcional…

Mientras afuera, la gente se paseaba entre los cordeles iluminados, en una habitación de la casa, sobre una pantalla blanca, se proyectaban sin parar varias fotos tomadas por Juan Antonio. En el más absoluto silencio, el espectador interesado podía quedarse, de alguna manera, con su mirada.

A este homenaje íntimo de amigos –la mayoría fotógrafos o gente vinculada con el arte– se suma el de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay: ‘Un cielo para Juan’. El propósito es realizar fotografías del cielo, preferentemente diurno, claro, como una evocación y celebración de la luz de la fotografía y de la vida. Con el conjunto de las fotos recibidas se conformará un gran cielo, a manera de mural.

La convocatoria está abierta a estudiantes, profesionales, aficionados y a quienes se sientan identificados con la memoria de Juan Antonio. Las imágenes deberán estar en formato JPG y tener buena resolución; se deben enviar a: galeriaproceso@gmail.com hasta las 18:00 del viernes 14.

Suplementos digitales