Una forma diferente de recorrer La Mariscal a través del arte

Con esta propuesta La Mariscal busca recuperar su carácter de barrio de arte. Foto: Cortesía

Un nuevo circuito, que tiene como hilo conductor al arte, se puso en marcha en La Mariscal, en el norte de Quito. Forma parte del programa por las celebraciones del centenario del barrio quiteño y que invita a recorrer el sector desde una perspectiva diferente.

‘Arte coleccionado y por coleccionar', el nombre de la iniciativa, reúne a 7 espacios con colecciones de arte y a 8 galerías con muestras de artistas distribuidos por toda la zona.

Desde la iniciativa urbana Mariscal Sur afirman que el barrio fue referente quiteño de las galerías de arte y que ahora con el circuito “revivimos ese espíritu artístico de La Mariscal”.

El recorrido incluye alternativas populares, como el espacio de los pintores en El Ejido y también colecciones poco conocidas que merece la pena visitar. Algunas opciones tienen acceso libre y otras requieren de reserva previa.

Entre los espacios que abren sus puertas al público está la Fundación Kingman, en donde se exhiben obras del maestro del expresionismo e indigenismo ecuatorianos. También está el Museo de Arte Naif Latinoamericano (Manla) que acoge una exposición temporal de la artista cuencana Josefina Flandoli.

Muestra con artistas contemporáneos

La iniciativa se convierte en una “oportunidad de conocer la creación de artistas ecuatorianos contemporáneos”, pero también para redescubrir o acercarse a colecciones familiares o clásicas.

De esta forma, el circuito, que puede recorrerse al gusto del público con la ayuda de un mapa diseñado desde Mariscal Sur, permite explorar variados estilos artísticos y pictóricos.

Por un lado, están las acuarelas botánicas de Catalina Pallares en las instalaciones de Fundación Pueblos de América, y por otro las obras difícilmente clasificables que el arquitecto José Miguel Mantilla exhibe en + Arte Galería.

Para crear ‘Juegos combinatorios’, disponible en este espacio hasta el 16 de diciembre, Mantilla partió de las propiedades combinatorias del número Phi (los juegos de paneles realizados durante la Segunda Guerra Mundial, por un pequeño grupo de artistas franceses) y halló las 70225 posibles combinaciones que plasmó en formato artístico.

Con esta propuesta La Mariscal busca recuperar su carácter de barrio de arte. Varias de las muestras y colecciones ampliarán su calendario de apertura al público durante diciembre.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales