Alcantarillado colapsó por las lluvias en La Armenia
Gobierno y Frente Unitario de Trabajadores miden fue…
El seguimiento tras la vacunación a los niños es clave
Lasso ordena que todas las mercancías pasen por un s…
Sismo de 3.5 grados en Alausí se sintió en Guayaquil
Detienen en México a Rodrigo Granda, exlíder de las FARC
Audiencia contra Ola Bini se posterga nuevamente
Nueva York enfrenta brote de una enfermedad causada …

La comunicación de niños con robots no afecta su relación con otras personas

La comunicación de los niños no cambia por tener contacto con asistentes virtuales. Expertos recomiendan que el contacto con los robots sea supervisado. Foto: Freepik.

¿Le preocupa que sus hijos hablen mucho con asistentes virtuales como Siri o Alexa? Esa interacción no cambiará su forma de comunicación con los adultos, según un reciente estudio de la Universidad de Washington.

El estudio explica que los niños son más receptivos a esta edad y pueden diferenciar las formas de comunicación entre un humano y un robot.

La investigación se realizó antes de la pandemia y participaron 22 familias de Seattle durante cinco etapas. En las sesiones participaron un niño de entre cinco y 10 años junto a uno de sus padres y un investigador.

El estudio se desarrolló en cinco etapas. En la primera, que ayudó a determinar el tipo de conversación que mantenían, se entregaba a los niños una tableta con un personaje animado que hablaba, con una voz sintética manipulada por otro investigador no presente en la sala.

Al comenzar el diálogo, el avatar mostrado en la tableta les decía a los niños: «Cuando estoy hablando, a veces empiezo a hablar muy despacio. Puedes decir ‘bungo’ para recordarme que hable rápido de nuevo»

Según los investigadores, aunque la mayoría de los niños usaron ‘bungo’ en las conversaciones con sus padres, esto se convirtió en una fuente de juego o una broma interna sobre actuar como un robot.

Para Alexis Hiniker, autor principal del estudio, la curiosidad de los investigadores era saber si los niños estaban adquiriendo hábitos de conversación de sus interacciones cotidianas con Alexa y otros agentes.

Los estudios determinaron que el 64% de los niños recordó utilizar la palabra clave la primera vez que el agente ralentizó su habla, y todos ellos aprendieron la rutina al final de esta sesión.

En la segunda etapa de la investigación se repitió el ejercicio, aunque sin usar la palabra clave. En esa ocasión el 77% de los niños utilizó ‘bungo’ cuando el robot hablaba más lento.

Luego, el ejercicio consistió en que los padres hablaran con sus hijos simulando ser un robot de forma aleatoria. El 68% de los pequeños utilizó una palabra clave en la conversación. Algunos incluso cuestionaron a sus padres por su forma de hablar.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que los niños tienen muy claro que los robots no son personas, y no buscan cruzar esa línea. Por ello, en muchos casos los pequeños no continuaron con el ejercicio en casa, incluso si sus padres intentaban actuar como una máquina.

¿Incide en los tonos de la conversación?

Para Emily Kosche, psicóloga clínica, la conversación que tienen los niños con los agentes virtuales son similares a las que tienen con sus padres, por lo que reconocen en estos asistentes voces muy humanas que “no necesariamente generarían diferencias significativas”.

Ella considera “muy poco probable” que los niños cambien la manera de comunicarse con sus padres. Más bien señala que estos asistentes podrían ayudar en sus relaciones sociales, sobre todo en casos en los que los pequeños pasan mucho tiempo solos.

Aunque destaca el hecho de que muchos de los nuevos asistentes virtuales ahora tienen voces no binarias, es decir, que no son ni de hombre ni de mujer. Según los expertos eso ayudaría a que los niños aprendan que no existen maneras diferentes de hablar entre hombres y mujeres.

En ese sentido, en la actualidad existen iniciativas para presentar asistentes virtuales no binarios, para impulsar iniciativas de igualdad de género desde la tecnología. Uno de los más recientes es Kemi, un chatbot binario, lanzado por BASF en Colombia y Ecuador, con características masculinas y femeninas en su rostro que se utiliza para apoyo técnico y logístico.

¿Los agentes virtuales modifican la comunicación no verbal?

Otros profesionales consideran que la percepción del lenguaje de los niños podría cambiar, sobre todo en cuanto al lenguaje no verbal. Para la psicóloga clínica Mayra Díaz, una excesiva cercanía con los asistentes virtuales o los robots podría influir en una pérdida de contacto con los padres.

Eso -dice Díaz- contribuiría a una baja percepción de tono de voz, signos y señales que se producen en una conversación, además de las discusiones sobre diferentes puntos de vista.

Díaz sostiene que el acceso a las plataformas siempre debe ser regulado por los padres, incluso cuando se usan como un mecanismo de ayuda en el cuidado de los niños

Suplementos digitales