Accidente vial en Las Casas dejó cinco heridos
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…

Descubren que una bacteria puede crecer en las moléculas de óxido nítrico

Imagen referencial. Según los científicos, el descubrimiento podría servir para gestionar el impacto humano en el ambiente. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Según los científicos, el descubrimiento podría servir para gestionar el impacto humano en el ambiente. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Según los científicos, el descubrimiento podría servir para gestionar el impacto humano en el ambiente. Foto: Pixabay.

Un equipo de científicos en Alemania descubrió por primera vez que una bacteria puede crecer en las moléculas de óxido nítrico, lo que podría servir para gestionar el impacto humano en el medio ambiente, publica este lunes (18 de marzo del 2019) Nature Communications.

El también llamado monóxido de nitrógeno (NO) es un gas que está presente en pequeñas cantidades en los mamíferos y tiene un efecto tóxico en el entorno, pero hasta ahora no se había logrado comprobar si algún organismo podía vivir dentro de la molécula.

Un equipo del Instituto Max Planck de Bremen, encabezado por Boran Kartal, con colegas de la universidad holandesa de Radboud constató que en la molécula de NO puede desarrollarse la bacteria del anammox (acrónimo de oxidación anaeróbica del ion amonio -un proceso biológico que forma parte del ciclo del nitrógeno-).

Estos microorganismos emparejan la oxidación del amonio con la reducción del NO, dando lugar a dinitrógeno (N2), un gas inerte muy presente en el aire atmosférico -aunque no interviene en la combustión o la respiración-, apuntan los científicos.

Los expertos observan que algunos microbios convierten el NO en óxido nitroso (N2O), que es un potente gas de efecto invernadero, mientras que el N2 “es inofensivo”.

“Cada molécula de NO transformada en N2 en lugar de en N2O es una molécula menos que se suma al cambio climático“, afirma Kartal en el artículo.

“Las bacterias anammox reducen la cantidad de NO disponible para la producción de N2O, y la cantidad de gases de efecto invernadero que se emite”, añade.

Kartal apunta que su investigación puede servir para entender “cómo las bacterias anammox pueden regular las emisiones de N2O y NO de ecosistemas naturales y hechos por el hombre, como las plantas de tratamiento de aguas residuales, donde estos microorganismos contribuyen de forma significativa a la emisión de N2 a la atmósfera“.

El descubrimiento presentado hoy “cambia también nuestra comprensión del ciclo de nitrógeno de la tierra”, sostiene el científico.

“El óxido nítrico ha sido considerado principalmente como una toxina, pero ahora demostramos que la bacteria anammox puede desarrollarse convirtiendo el NO en N2″, afirma Kartal.