Turquía decomisa media tonelada de cocaína procedent…
Videos registran el fuerte sismo de magnitud 6 en Pe…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 23 de junio del 2021
La Conaie se alista para elegir nuevo Presidente y d…
El temor al contagio pesa en la decisión de regresar…
En Tulcán, norte de Ecuador, se implementan restricc…
Slendy Cifuentes: ‘Logramos que el agresor de Johann…
Tres causas del mayor desempleo en Ecuador, según ex…

Los adultos mayores que no están vacunados pueden reinfectarse de covid-19

Imagen referencial: La mayoría de las personas están protegidas contra la reinfección por coronavirus al menos por ocho meses. Esta protección disminuye después de los 65 años. Pixabay

Imagen referencial: La mayoría de las personas están protegidas contra la reinfección por coronavirus al menos por ocho meses. Esta protección disminuye después de los 65 años. Pixabay

Imagen referencial: La mayoría de las personas están protegidas contra la reinfección por coronavirus al menos durante ocho meses. Esta protección disminuye después de los 65 años. Pixabay

Un nuevo estudio muestra que el hecho de haber padecido la enfermedad redujo las posibilidades de contraer nuevamente el virus cerca de un 80%, pero ofreció solo un 47% de protección entre quienes tienen más de 65 años.

El SARS-CoV-2, causante de la pandemia de covid-19 declarada ya hace más de un año por la Organización Mundial de la Salud (OMS), provocó más de 121 millones de casos y más de 2,68 millones de muertes en todo el mundo, según las estimaciones de la Universidad Johns Hopkins.

Aunque todavía se sabe poco acerca del comportamiento de este virus y de la inmunización frente a infecciones repetidas, la mayoría de las personas que contrajeron coronavirus están protegidas contra la reinfección durante, al menos, un período de cinco o seis meses, según estudios realizados en el Reino Unido.

Sin embargo, esa inmunidad disminuye significativamente con la edad, de acuerdo a un nuevo estudio publicado recientemente en la revista especializada The Lancet.

La investigación, realizada por científicos daneses destaca la importancia de acelerar la vacunación en los grupos de personas mayores, así como entre aquellos individuos que hayan padecido previamente la enfermedad.

De acuerdo al estudio, llevado adelante en Dinamarca mediante el análisis de los datos de vigilancia a nivel de la población danesa con más de 10 millones de resultados de pruebas PCR identificables por personas en el 2020, la infección natural redujo las posibilidades de contraer el virus entre 80% y 83% en personas menores de 65 años, pero ofreció solo un 47% de protección contra la repetición de la infección entre las personas mayores de esa edad.

El inmunólogo Agustín Carrera explica que la presencia o ausencia de inmunidad protectora después de la infección o la vacunación contra el coronavirus afectará la transmisión del virus y la gravedad de la enfermedad.

El especialista recuerda que los anticuerpos no son la única defensa que activa el sistema inmunitario de los seres humanos, también hay otras barreras como los linfocitos B y T que se activan ante un contagio o una vacuna efectiva.

Se cree que la causa es la ausencia de inmunidad preexistente al SARS-CoV-2 por la rápida propagación del virus a nivel mundial y por la continua pandemia. Por lo tanto, es fundamental comprender mejor el grado de protección contra la reinfección por el coronavirus para perfeccionar las estrategias de intervención adecuadas.

En enero del 2021, los resultados de un estudio preliminar en trabajadores de la salud británicos daban cuenta de que las personas que se habían contagiado de covid-19 tenían muchas probabilidades de tener inmunidad durante al menos cinco meses, aunque hay evidencias de que las personas con anticuerpos aún pueden portar y propagar el virus.

De acuerdo a los científicos de Public Health England (PHE), las reinfecciones en personas que tienen anticuerpos de una infección pasada son poco comunes, con solo 44 casos encontrados en el estudio entre 6614 personas previamente infectadas. Esto supone una protección del 83%.

No obstante, los expertos alertaron que las personas que contrajeron la enfermedad en la primera ola de la pandemia, a comienzos del 2020, ahora podrían ser vulnerables a contraerla nuevamente.