Siniestro de helicóptero en Perú deja cinco fallecidos
Merkel traspasa el poder a Scholz en Alemania
A las 19:00 se encenderá el pesebre del Panecillo
En terminales de Quitumbe y Carcelén se vacuna contr…
Conaie arremete contra Llori y se advierte ruptura c…
Créditos de noviembre registran el mayor crecimiento del año
Decomisan una tonelada de droga en Urdesa, norte de …
Muere Susana Higuchi, madre de Keiko Fujimori

Un cementerio de cometas junto al Parque Itchimbía

Cada verano el cielo de Quito se cubre de cometas, que danzan al ritmo del viento. Pero muchas  terminan atrapadas y rotas entre cables, postes y árboles. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Cada verano el cielo de Quito se cubre de cometas, que danzan al ritmo del viento. Pero muchas terminan atrapadas y rotas entre cables, postes y árboles. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Cada verano el cielo de Quito se cubre de cometas, que danzan al ritmo del viento. Pero muchas terminan atrapadas y rotas entre cables, postes y árboles. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

En parques o zonas despejadas, el vuelo de cometas es una de las actividades más practicadas durante el verano. Muchas de ellas se elevan por los aires a alturas impensables, ayudadas de los fuertes vientos de la temporada y gracias a la destreza de sus planeadores. Pero no todas logran el objetivo de mantenerse en el cielo y se precipitan a tierra. Solo algunas retornan para un nuevo intento.

Carrizos, unos metros de piola, papeles coloridos, pegante; plásticos con dibujos de figuras animadas o cualquier material con el que hayan sido elaboradas las colas terminan atrapados entre cables del servicio eléctrico, postes, ramas de árboles o techos de casas aledañas al parque Itchimbía, uno de los más concurridos de Quito a la hora de volar cometas.

En este ensayo fotográfico se muestran los restos de lo que un día fue el mejor juguete y la alegría infantil de las vacaciones.

Suplementos digitales