24 de enero de 2021 00:00

América del Sur pierde sus bosques

Imagen aérea que muestra la deforestación en la Amazonía brasileña, causada por la ganadería y los incendios.

Imagen aérea que muestra la deforestación en la Amazonía brasileña, causada por la ganadería y los incendios. Foto: Aaron Gekoski / WWF-US

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Isabel Alarcón
Redactora (I)
[email protected]

El Gran Chaco, la Amazonía brasileña y el Chocó-Darién son algunas de las zonas que registran las tasas de deforestación más altas del mundo. El crecimiento de las ciudades, la expansión de la agricultura y la presencia de actividades extractivas son algunas de las amenazas para los bosques del planeta.

Un estudio publicado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) identifica 24 lugares en la Tierra que tienen una concentración significativa de puntos de deforestación. En estos se han perdido más de 43 millones de hectáreas de bosque en los últimos 13 años. Esta cifra es equivalente al tamaño del estado de California, en Estados Unidos, o al de un país como Marruecos.

Jorge Rivas, director de Conservación de Paisajes Terrestres en WWF Ecuador, explica que esta investigación es de gran importancia, ya que ubica en el mapa mundial a las zonas que deben ser priorizadas para implementar acciones de conservación.

El informe muestra que nueve de los 24 frentes están en América del Sur. África subsahariana tiene ocho y en el sureste de Asia y Oceanía están siete.

La Amazonía brasileña es uno de los lugares con más puntos críticos, ya que estaría por alcanzar un punto sin retorno. Los incendios registrados en el 2019 en esta región causaron 1,1% de las emisiones globales de carbono, responsables del cambio climático.

Ecuador también se encuentra en este grupo. La zona del Chocó-Darién, que empieza en Panamá, atraviesa Colombia y abarca la parte norte del territorio ecuatoriano, ha perdido bosques debido a la ganadería, a la agricultura a pequeña y gran escala y a la minería.

Rivas explica que esta zona se caracteriza por la presión del sector industrial y la presencia de cultivos como banano, palma africana y caña de azúcar. Esmeraldas, especialmente, es conocida por la extracción de madera.

Según datos del Ministerio del Ambiente y Agua, del 2000 al 2014 se perdieron 63 000 ha/año, en promedio. En el mismo periodo, se registró la pérdida de 18 513,68 ha/año en las tierras bajas del Chocó ecuatoriano.

Los efectos de la deforestación no solo impactan a la flora y fauna de estos lugares. Marco Lambertini, director general de WWF Internacional, explica que la pérdida de bosques es un factor que impulsa la aparición de enfermedades zoonóticas, como el covid-19.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)