Capturan 28 bultos flotantes con sustancias sujetas …
México eleva a 11 las muertes por día de ataques a c…
Concluyen labores de limpieza en la vía Baños - Puyo…
Se aprueba la ley fiscal, climática y sanitaria de Biden
La mayoría de planteles de Sierra y Amazonía tienen …
Casa flotante en Santay y sitios a visitar en Guayaq…
Mega operativo para desarticular una red de narcotra…
Operación para separar a siameses será ofrecida grat…

Un rinoceronte negro mata a un guardabosques en Kenia

Los investigadores descubrieron que el empresario se dedicaba al tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte negro- especie en peligro de extinción-, marfil de elefante y coral en EE.UU. Foto: Wikicommons.

Los investigadores descubrieron que el empresario se dedicaba al tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte negro- especie en peligro de extinción-, marfil de elefante y coral en EE.UU. Foto: Wikicommons.

Un rinoceronte negro en Kenia atacó a un guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS). Foto: Wikicommons.

Un rinoceronte negro atacó mortalmente este primero de octubre del 2018 a un guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS) en el Parque Nacional Lago Nakuru, a unos 150 kilómetros de Nairobi, informaron las autoridades.

"El guardabosque se encontraba en servicio dentro del parque, junto a otro compañero, cuando un rinoceronte negro les atacó", confirmó a los medios la máxima vigilante del parque, Catherine Wambani.

La víctima, cuya identidad no ha sido revelada a la prensa, cayó al suelo y fue aplastada por el animal, mientras su compañero disparaba al aire intentando asustarlo.

"Por lo general, los rinocerontes negros son solitarios y antipáticos y atacan fácilmente a cualquier intruso que perciban como sus enemigos", expresó Wambani.

El número de rinocerontes negros, especie en peligro de extinción en parte por la persistente caza furtiva, se cifró en Kenia en 1 258 ejemplares a finales de 2017, siendo éste el país con la tercera mayor población de esta especie.

En toda África, se estima que quedan entre 5 000 y 5 500 ejemplares, localizados principalmente en el este y en el sur del continente, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Este incidente se produce dos días después de que una turista alemana, de 49 años, muriera por el ataque de una elefanta en el Parque Nacional Mana Pools de Zimbabue.