Dos muertos y 7 heridos en siniestro de bus interpro…
Detenida por canibalismo tras arrancar dos dedos a s…
Robots de entregas amenazan los trabajos de millones…
Francia aplicará pruebas covid-19 a alumnos de clase…
La emisión de lava del volcán en Palma es mucho mayo…
Una veintena de heridos en una explosión en un edifi…
Gobierno británico empleará conductores del ejército…
Biden asegura que México es el amigo ‘más cerc…

Asteraceae, una familia muy diversa

Izquierda: Los frailejones son plantas de los páramos andinos. Están El Ángel y Llanganates. Derecha: La Mutisia magnifica habita cerca de Loja. Fotos:  Carmen Ulloa-Ulloa y Archivo EL COMERCIO

Izquierda: Los frailejones son plantas de los páramos andinos. Están El Ángel y Llanganates. Derecha: La Mutisia magnifica habita cerca de Loja. Fotos: Carmen Ulloa-Ulloa y Archivo EL COMERCIO

Izquierda: Los frailejones son plantas de los páramos andinos. Están El Ángel y Llanganates. Derecha: La Mutisia magnifica habita cerca de Loja. Fotos: Carmen Ulloa Ulloa y Archivo EL COMERCIO

Plantas que a simple vista no se parecen entre ellas, como las margaritas, las chuquiraguas e incluso la lechuga, son parte de la segunda familia con mayor número de especies de flora en Ecuador. Aunque generalmente se asocia a los países andinos con el grupo de las orquídeas, las asteráceas o compuestas también son abundantes en este territorio. Hay alrededor de 12 200 variedades de estas plantas en América.

Carmen Ulloa Ulloa, curadora en el Missouri Botanical Garden en los Estados Unidos, explica que las asteráceas o compuestas se diferencian de otras plantas debido a su estructura. Estas tienen un conjunto de flores que forman una sola estructura. Esto en botánica se conoce como inflorescencia. Si se observa a cada uno de los pétalos, se puede apreciar que, en realidad, es una flor modificada en forma de una lengüeta.

Estas especies han conquistado el planeta gracias a su capacidad de adaptación y de expansión. Las asteráceas forman la familia de plantas con flor más grande del mundo. En América, las orquídeas son el grupo más diverso, ya que cuentan con alrededor de 17 000 de las 129 000 plantas vasculares registradas en América. Le siguen las asteráceas, con 12 200 distribuidas en distintas alturas.

La situación de Ecuador es similar a la del continente. De las 18 500 especies de plantas vasculares registradas hasta el momento en el país, las orquídeas son las más diversas, con 4 200 variedades, seguidas de las asteráceas, con 960. De estas, más de una tercera parte son endémicas, es decir, solo se encuentran en esta zona del planeta, por lo cual son sumamente atractivas para los estudios botánicos.

Según el Libro Rojo de las Plantas Endémicas del Ecuador, publicado en el portal Flora Web de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, la zona de los Andes es el centro de diversidad y endemismo de estas especies. Además, habitan en la Costa, Amazonía y Galápagos.

Esta familia también ocupa el segundo lugar en número de especies endémicas en el país con 380 variedades. Solo 19 se consideran no amenazadas y otras 20 no se han podido evaluar por otros problemas como la falta de datos. Uno de los casos más emblemáticos es la planta Delilia inelegans, que fue colectada por Charles Darwin, mas no volvió a aparecer en las expediciones de los investigadores y ahora se la considera extinta.

Ulloa Ulloa dice que el incremento de la temperatura en las montañas tiene consecuencias sobre las especies que crecen en los sitios más altos. Cuando las plantas se desplazan hacia arriba, en busca de un clima más frío, las que están en la zona más alta no tienen a dónde ir.

Los datos del Libro Rojo revelan que la mayor amenaza para su existencia es el deterioro de sus hábitats, “especialmente en la región interandina, donde existe menos del 4% de vegetación natural”. El 60% de las asteráceas endémicas no se encuentran dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), por lo cual están expuestas al avance de la frontera agrícola y a los trabajos de construcción.

Suplementos digitales