Los locales comerciales y bares de Ibarra, en Imbabu…
Salud reporta 1 806 casos de covid-19 en 24 horas; e…
La alcaldesa de Guayaquil evaluó el 2020 como ‘…
Yunda intentará una vez más instalar una sesión del …
Patricio Avilez es el nuevo Secretario de Educación …
Hallan mensaje en botella de plástico lanzada al mar en 2018
Seis personas son atacadas por enjambre de abejas en Cuenca
Fiscalización abre expediente sobre desvanecimiento …

El Ártico puede reverdecer con arbustos como hace 125 000 años

Imagen referencial: El calentamiento global provocará que en algunas décadas los arbustos vuelvan a crecer en el Círculo Polar Ártico. Pixabay

Imagen referencial: El calentamiento global provocará que en algunas décadas los arbustos vuelvan a crecer en el Círculo Polar Ártico. Pixabay

Imagen referencial: El calentamiento global provocará que en algunas décadas los arbustos vuelvan a crecer en el Círculo Polar Ártico. Pixabay

A medida que el Ártico se calienta mucho más rápido que en cualquier otro lugar del planeta en respuesta al cambio climático, los hallazgos, publicados esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), pueden no solo ser un vistazo al pasado, sino también una instantánea de nuestro futuro potencial.

La inhóspita costa canadiense del Océano Ártico albergó arbustos leñosos hace 125.000 años, durante el último período interglacial, con temperaturas como las futuras del calentamiento global.

Investigadores de la Universidad de Colorado Boulder analizaron ADN de plantas de más de 100.000 años recuperado de sedimentos de lagos en el Ártico (el ADN más antiguo en sedimentos de lagos analizados en una publicación hasta la fecha) y encontraron evidencia de un arbusto nativo de los ecosistemas del norte de Canadá 400 kilómetros más al norte que su límite geográfico actual.

“Tenemos esta vista realmente rara de un período cálido particular en el pasado que posiblemente fue el momento más reciente en que fue más cálido que el presente en el Ártico. Eso lo convierte en un análogo realmente útil de lo que podríamos esperar en el futuro”, dijo en un comunicado Sarah Crump, quien realizó el trabajo como estudiante de doctorado de ciencias geológicas y luego investigador postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Árticas y Alpinas (INSTAAR).

Para obtener este vistazo al pasado, los investigadores no solo analizaron muestras de ADN, primero tuvieron que viajar a una región remota del Ártico en vehículos todo terreno y motos de nieve para recogerlas y traerlas de regreso.

El abedul enano es una especie clave de la tundra ártica baja, donde los arbustos un poco más altos (que llegan a las rodillas de una persona) pueden crecer en un ambiente frío e inhóspito. Pero el abedul enano actualmente no sobrevive más allá de la parte sur de la isla de Baffin en el Ártico canadiense. Sin embargo, los investigadores encontraron ADN de esta planta en el sedimento del lago antiguo que muestra que solía crecer mucho más al norte.

“Es una diferencia bastante significativa con respecto a la distribución de las plantas de la tundra en la actualidad”, dijo Crump, actualmente becario postdoctoral en el Laboratorio de Paleogenómica de la Universidad de California en Santa Cruz.

Si bien hay muchos efectos ecológicos potenciales del abedul enano que se arrastra más al norte, Crump y sus colegas examinaron las reacciones climáticas relacionadas con estos arbustos que cubren una mayor parte del Ártico. Muchos modelos climáticos no incluyen este tipo de cambios en la vegetación, sin embargo, estos arbustos más altos pueden sobresalir sobre la nieve en la primavera y el otoño, haciendo que la superficie de la Tierra sea verde oscura en lugar de blanca, lo que hace que absorba más calor del sol.

“Es una retroalimentación de temperatura similar a la pérdida de hielo marino”, dijo Crump.

Durante el último período interglacial, hace entre 116.000 y 125.000 años, estas plantas tuvieron miles de años para adaptarse y moverse en respuesta a temperaturas más cálidas. Con el rápido ritmo de calentamiento actual, es probable que la vegetación no siga el ritmo, pero eso no significa que no jugará un papel importante en el impacto de todo, desde el deshielo del permafrost hasta el deshielo de los glaciares y el aumento del nivel del mar.

“Mientras pensamos en cómo los paisajes se equilibrarán con el calentamiento actual, es realmente importante que tengamos en cuenta cómo van a cambiar estos rangos de plantas”, dijo Crump.

Como el Ártico podría ver fácilmente un aumento de 5 grados Celsius) por encima de los niveles preindustriales para 2100, la misma temperatura que tenía en el último período interglacial, estos hallazgos pueden ayudarnos a comprender mejor cómo nuestros paisajes podrían cambiar a medida que el Ártico está en camino de volver a alcanzar estas antiguas temperaturas a finales de siglo.