Más cajeros son atacados; se rastrea a bandas extranjeras
Aumentan los casos de variante Delta en Cuenca y en Azogues
Roque Sevilla: ‘Habrá un crecimiento en el turismo p…
El conflicto legal por la Alcaldía de Quito tiene ci…
El coronavirus limitó el acceso a la salud sexual y …
Hernán Orbea: ‘Hay el pretexto de no entender los esfuerzos’
Reunión con el FMI, para ajustar metas y definir desembolsos
El 50% de proyectos de ley tiene impacto en el presupuesto

1 095 chicos quedaron huérfanos a causa de feminicidios en Ecuador, entre 2014 y 2020

Imagen referencial. Sucumbíos y Santo Domingo son las provincias de Ecuador en donde se registra la mayor tasa de incidencia de orfandad por feminicidios. Foto: Pixabay

En Ecuador hay por lo menos 1 095 hijos de mujeres víctimas de feminicidios, registrados desde el 2014 hasta el 2020.

Las cifras son parte de un estudio desarrollado por la Universidad de las Fuerzas Armadas (ESPE) y Fundación Aldea, como parte de un proyecto de vinculación con la comunidad.

En la investigación se observa que unas 455 mujeres víctimas de feminicidios, cometidos en ese período, eran madres. En las provincias de Pichincha, Guayas y Manabí se encuentran al menos 570 (más del 50% del total) de niños, niñas y jóvenes en situación de orfandad.

Sucumbíos y Santo Domingo son las provincias en donde se registra la mayor tasa de incidencia de orfandad por feminicidios (número de huérfanos y huérfanas por cada 100 mil habitantes).

Hasta el 14 de mayo, Alianza Mapeo registró 52 femicidios en este 2021. Entre el 2014 y 2020 suman 850 feminicidios, según Aldea y la ESPE. Guayas, Pichincha y Manabí son las provincias con mayor número de asesinatos de mujeres, por razones de género, hasta el 2020.

En más del 80% de casos, los feminicidios han sido parejas, exparejas, esposos o convivientes. Y en menos del 10% de casos, los victimarios fueron padres o padrastros.

Fundación Aldea es una de las organizaciones que trabaja en Alianza Mapeo, un grupo que levanta cifras de feminicidios en el país. Entre las conclusiones de la investigación se señala que buena parte de los 1 095 niños y adolescentes presenciaron los asesinatos de sus madres. Algunos de ellos incluso son sobrevivientes, ya que resultaron heridos.

“Detrás de cada feminicidio hay familias que se han visto impactadas por la violencia extrema contra las mujeres. En su mayoría, los femicidas fueron padres o padrastros de esos niños y jóvenes, que merecen cuidado y atención y reparación integral de parte del Estado”, señalan los investigadores.