Kurt Freund Ruf

Una sociedad inclusiva y sostenible partiendo de los avances tecnológicos

No basta con tener acceso a la tecnología; los usuarios deben saber cómo utilizarla de manera efectiva. Esto implica ofrecer formación en las competencias digitales que abarca desde las habilidades básicas en informática hasta los conocimientos más avanzados como son programación y análisis de datos según lo que pueda ser de interés para cada individuo.

En esta transformación digital también juega un papel importante et reconocer el avance de aprendizaje a lo largo de la vida, qué es la visión actual del proceso de capacitación y educación, debido a la acelerada demanda evolutiva del mercado laboral y las permanentes innovaciones tecnológicas; hasta el punto que dentro de los ODS se lo he incluido como un derecho de todos los individuos.

El punto de partida viene a ser la formación en pedagogía innovadora para los docentes, ya que la enseñanza en un entorno digital no es una simple translación de metodologías convencionales a la educación en línea. Estas requieren técnicas y enfoque distintos que incluyan el diseño de los cursos, técnicas para la participación y presentación virtual, incluyendo la evaluación y otras habilidades para este nuevo hábitat académico

Es crucial poner atención para asegurarse que esta transformación digital del proceso académico tanto en las escuelas, los colegios y la educación superior sea inclusivo y que promueva la equidad, manteniendo una buena calidad educativa. Los conceptos de excelencia, igualdad de acceso, socialmente responsable y digitalmente integrado deben ser considerados como pilares de este proceso no debe ser limitado a las competencias técnicas pero incorporando una visión crítica tanto de los desafíos locales como los globales y en esto debe incluirse también a las comunidades marginadas y la zona rurales.

Aunque suponemos que la digitalización por sí sola puede facilitar estos requisitos por las herramientas digitales que tienen dicho potencial, estas pueden ser engañosas por la brecha digital tanto en el acceso como la habilidad para su uso que va creando aún mayores vulnerabilidades en la sociedad. En este punto la academia tiene la obligación de garantizar con sus métodos y programas pedagógicos que no sólo cumplan con las exigencias del mercado laboral, sino que deben estar en sintonizadas con las necesidades y desafíos sociales de las comunidades de su influencia. 

Esto involucra una análisis profundo e investigación sobre cuestiones de sostenibilidad ambiental, desigualdad o igualdad y justicia social basado en un aprendizaje activo y la  personalización del proceso académico para un aprendizaje más significativo y duradero que involucra reflexiones críticas, incorporando una serie de nuevas herramientas como son la inteligencia artificial, la realidad virtual y la realidad aumentada; pero siempre mantenido dentro de un contexto cultural y social amplio.  Con el propósito de qué no sen desplazadas las interrelaciones humanas, esenciales para el desarrollo de habilidades sociales y emocionales de los jóvenes cuyo lenguaje de comunicación en muchos casos se ha visto mermado y reducido a mensajes cortos con respuestas aún más cortas y simbolismos que muchas veces no incorporan una reflexión, sentimiento o sentido sino la velocidad de respuesta haciendo que ese diálogo termina siendo irrelevante, que nada aporta a quienes interactúan especialmente a través de las redes sociales llenas de fake news..

Esta transformación digital a nivel educativo representa un cambio significativo de paradigma con la complejidad de incorporación de nuevas tecnologías, sistemas de gestión de aprendizaje a las plataformas de línea qué fue acelerado para todos debido a la pandemia, creando beneficios de mayor accesibilidad y flexibilidad en el aprendizaje,  pero en muchos casos también amplio la brecha digital y la eficacia pedagógica, especialmente a los más jóvenes que perdieron varios años de interacción física con sus padres.

En este proceso no podemos olvidar la promoción de las áreas STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas) incluyendo habilidades críticas como el pensamiento analítico, la empatía, la ética la ciudadanía Global y la comprensión intercultural más las habilidades relacionadas con la ciencia y la tecnología que permitan a los jóvenes participar en un mundo cada día más complejo, cambiante y globalizado. Como lo menciono Vistazo en su publicación No 1356 de 27/01/24 sobre educación:  Sin dejar a nadie atrás”.

Suplementos digitales