Vacas sagradas de la corrupción

El escandaloso caso de estafa al Isspol (el seguro social de los policías) por USD 950 millones deja en evidencia la participación, directa o indirecta, de vacas sagradas de la política, a través de partidos poderosos que llegaron al poder o que actúan desde la sombra y que han controlado la justicia y los entes de control, que se han creído intocables y que han hecho lo que han querido.
Desde políticos influyentes que se han mantenido en la palestra hasta intocables ex altos funcionarios del correísmo, que se conoce cómo abusaron del poder para incluso manipular a una institución respetable como la Policía Nacional, con la anuencia de mandos sumisos de turno, que dejaron hacer y pasar todo lo que hoy espeluzna, en desmedro de los propios recursos de los uniformados y sus familias.

Otro caso en el que ha dado un gran aporte la justicia estadounidense, en donde ha procesado a ex funcionarios del Instituto policial y delegados de supuestos inversionistas y empresas en el mercado bursátil, de los cuales dos se han declarado culpables. Otros residen cómodamente en EE.UU. con visas que debieran ser revocadas, si hubiera coherencia con la política de lucha contra la corrupción. Unos terceros que han quedado al descubierto por los abusos cometidos con supuestas millonarias inversiones e incluso utilizaron sus grados y puestos hasta para educar a familiares sin ninguna vergüenza, según confirman los documentos y las denuncias del director del Isspol.

Hay un exministro intocable, que huyó del país luego de cometer abusos y exhibir arrogancia cuando ejerciera el poder y que ha estado envuelto en irregularidades, con la participación de una cercana colaboradora que recibiera jugosos cheques del presunto gran estafador inversionista que anda por los techos y que es perseguido por la justicia de EE.UU. Uno de esos cheques por más de USD 200 mil fue exhibido por el Presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional y no ha sido desvirtuado.