¿Qué es el bullying? Consejos para detectarlo
Lasso a asambleístas: ‘Con la seguridad de un …
128 peatones fueron atropellados en Quito de enero a…
‘Me hice el muerto’ cuenta un niño que s…
BCE presenta moneda conmemorativa por el Bicentenari…
Relación entre la viruela del mono y los hombres: sí…
Vía Alóag-Santo Domingo está habilitada completamente
Federación de Abogados de Ecuador pide destitución d…

Nuevos reyes: tarea inmensa

Franco murió en 1975 convencido que dejaba el futuro español “atado y bien atado”. Nunca lo creí. Él, hombre de orden y cuartel, pensaba que el separatismo y la anarquía conducían a la catástrofe si no había mano dura para evitarlo.

Afortunadamente, Juan Carlos, el joven Borbón que designó para continuar su régimen autoritario, tenía otra idea: que sólo valía la pena reinar donde la Corona estuviera subordinada a la Constitución y al Parlamento, como en el norte de Europa occidental. 
Juan Carlos, con ayuda de las Cortes, reclutó a Adolfo Suárez como Presidente de Gobierno.

Fue el negociador ideal para lograr un cambio aparentemente imposible: que los franquistas se transformaran en demócratas, los socialistas abandonaran el marxismo, los comunistas renunciaran al leninismo, los vascos y catalanes aplazaran sus pulsiones nacionalistas, el ejército subordinara su jefatura a los civiles, la Iglesia bendijera la metamorfosis, y todos admitieran la monarquía.

Todos necesitaban a Juan Carlos para insertarse en el orden democrático surgido en apenas 3 años. 
La transacción funcionó. 
 Los españoles, se dice, no se hicieron monárquicos, sino juancarlistas. Porque sin él y su predicamento en las Fuerzas Armadas, el tránsito a la democracia se habría interrumpido.

Esa primera transición funcionó 39 años. Sólo faltaba probar la transmisión de la autoridad en la monarquía.
Acaba de suceder. 
Con la abdicación de Juan Carlos I y la asunción al trono de su hijo, quien reinará como Felipe VI junto a Letizia, comienza una etapa donde las prioridades serán: crear nuevas empresas generadoras de empleos, combatir la corrupción; enfrentarse constructivamente al separatismo vasco y catalán; revitalizar la monarquía, hoy devaluada por los escándalos económicos del yerno del rey y el frívolo comportamiento de Juan Carlos I, al marcharse con una “amiga” a cazar elefantes en plena crisis económica.

La inmensa tarea que Felipe y Letizia enfrentarán desde el primer día de su reinado es convertir a los españoles juancarlistas desengañados en monárquicos convencidos de la utilidad de una institución que los conecta con su historia y forma parte de las señas de identidad colectivas, como sucede en Holanda, Inglaterra o Escandinavia.
El prestigio de Juan Carlos I creció mientras España prosperaba y cayó en picado cuando la economía se hundió.

Felipe y Letizia, los nuevos reyes, tienen gran preparación, pero tocará a Rajoy y a quienes vengan detrás, gobernar bien para que la monarquía se sostenga. 
En 1981 el rey salvó a la democracia.
 Ahora la democracia debe salvar a los reyes.