Enrique Echeverría G.

El Metro, para otra fecha

La “Entrega completa del Metro tiene nueva fecha: Octubre” Así se anunció en enero de este año durante un receso de la ilustre pelea que mantienen los dirigentes metropolitanos de Quito.

¿Cuál Octubre? ¿De qué año del Señor? Cabe la preocupación porque octubre comienza la próxima semana. Mas, si hay que demorar un tiempo adicional, cabría extenderlo.

La duda se debe a que hoy se habla de entrega “completa”. El año 2020 el Administrador de este bendito tren había solicitado a los Bancos Multilaterales “financiamiento de costos adicionales por 35 millones de dólares”.

Los prestamistas no contestaron afirmativamente porque, a esa fecha, el Concejo Municipal había creado una entidad propia, mediante la Ordenanza No.0237 de 12 de abril de 2012, encargándole –entre otros trabajos- desarrollar, implementar y administrar el Subsistema Metro de Quito.

Siendo así, los Bancos sin responder “no” al pedido de los 35 millones, el 19 de diciembre de 2019 indicaron que, dentro de sus posibilidades financieras seguirán dando apoyo al proyecto “siempre y cuando el NDMQ (municipio) gestione y solucione los aspectos pendientes para la puesta en operación …”

Entre estas tareas pendientes, la número seis se refiere al muy delicado asunto del “Sistema de Recaudación Financiera”, en otras palabras cómo van a realizar una operación que financie su labor diaria y también lo suficiente para pagar los dos mil y más millones de dólares invertidos en la construcción.

¿Cuánto costaría el pasaje? Una referencia del Gerente del Metro, confiada al señor Marco A. Zurita Ríos, ha mencionado un 1 dólar y 8 centavos. ¿Quién puede pagar semejante cantidad? Analizando alternativas según el número de pasajeros, parece que la más barata sería 40 centavos. La diferencia tendrían que cubrir con subsidio, tanto el Municipio cuanto del Gobierno.

Pero recordemos que, al comienzo de la construcción, con esa facilidad que tenemos para hablar, se dijo que apoyaría el Ejecutivo. Y el entonces Presidente, SM Rafico, comprometió 750 millones del Gobierno; y los otros 750 millones correrían a cargo del Municipio

Por desgracia, los 1.500 millones se han convertido en 2.000 y todavía falta más dinero.

Siempre exponiendo soluciones fáciles de pura palabrería, se ha llegado al extremo de proclamar que el uso del tren subterráneo debería ser gratuito para estudiantes y trabajadores. Idea falsa, demagógica por los cuadros costados y seguramente en la creencia de que el pueblo de Quito creerá en esa posibilidad de pura demagogia.

Bajo la responsabilidad de burócratas muy diestros en hablar y hablar, es posible esperar la operación del Metro, de manera segura y eficaz, en otra oportunidad, que posiblemente constituya la celebración del Bicentenario del triunfo en Pichincha.

Suplementos digitales