Plan de trabajo, requisito obligatorio para inscribi…
Vicepresidencias de la Asamblea también entran en disputa
Gobierno prevé la construcción de la autopista Quito…
Inscripciones y cupos para planteles municipales de Quito
¿Cómo se escogió la candidatura de Cynthia Viteri pa…
Activistas aclaran que no existe política pública Lg…
Esto se sabe del militar asesinado en un bus en Guayaquil
El informe para destitución de Guadalupe Llori se su…

Linchamientos

1. “Qué extraña manera de estarse muertos. Quienquiera diría (que) no lo estáis. Pero, en verdad, estáis muertos”: César Vallejo.

La Asamblea, al aprobar la Ley de Comunicación sin debatirla, proclama su condición de nacer muerta, pues renuncia a su esencia: debatir los fundamentos y alcances de las leyes que aprueba. Esta era una nueva Asamblea, y por tanto no cabía votar proyectos discutidos en otra anterior, y menos aún si se incluyeron nuevas disposiciones. ¡Ay, asambleístas que renuncian a su derecho y su responsabilidad! “Triste destino. El no haber sido sino muertos siempre. El ser hoja seca, sin haber sido verde jamás. Orfandad de orfandades “.

2. “Linchamiento: acción de linchar. Linchar: Ejecutar sin proceso y tumultuariamente a un sospechoso o a un reo”. Diccionario RAE. Charles Lynch fue jefe de un grupo de independentistas de Virginia en el siglo XVIII, que incitó a la masa a ejecutar (matar) sin proceso alguno a un grupo de “lealistas”. Linchamiento “poético”: “-¿Quién mató al comendador?- Fuente Ovejuna, señor”, Lope de Vega. Linchamiento histórico que avergüenza : el de Alfaro y sus lugartenientes.

¿Linchamiento mediático? Aun el poeta Javier Ponce concordará conmigo que es una pésima metáfora. ¿Qué cabe pensar de una ley que crea un delito a partir de una pésima metáfora, con el propósito de preservar al poderoso y sus funcionarios de cualquier indagación sobre sus actos? ¿Qué pensar de quienes aprueban tamaño disparate legal? Orfandad de orfandades… 3. Tumultuariamente se grita: “La palabra ya es de todos”. ¿Cuándo la palabra, si por tal queremos referirnos a la condición básica de la convivencia humana, el lenguaje, no ha sido de todos? El disparate encubre, sin embargo, una realidad política de otra naturaleza: el silenciamiento de la Asamblea, la sumisión total. Expresa, cuando menos, el deseo de silenciar a quienes discrepan, de suprimir los espacios de debate y disensión, de acabar con la “polis”. Manifiesta el deseo de que todos repitan la única palabra, la del único: führer, duce, caudillo o comandante… 4. Monopolio mediático: De acuerdo, hay que impedir el control monopólico de los medios. Pero ¿quién detenta el control absoluto de los “medios públicos” en el Ecuador? ¿Son acaso “públicos”? ¿Quién va a repartir las frecuencias a los medios comunitarios? ¿A qué “comunas”? Dicen que van a democratizar a los medios “para que no sirvan al gran capital”. ¿Alguien cree que este es un régimen anticapitalista? ¿”Gran capital”? ¿No lo es el de las empresas mineras? 5: Talvez la nueva Superintendencia contribuya, a través de la censura, a aguzar la ironía y hasta a mejorar el estilo de periodistas y articulistas. Jamás podrá abolir la libertad de la palabra. ¿O no, blogueros y twitteros?