“Desobediencia inteligente…”

Columnista invitada

Duele ver como el Gobierno de Maduro con el apoyo de las Fuerzas Armadas venezolanas impidieron el paso de la ayuda humanitaria desde las diferentes fronteras que lindan el país del “Alma Llanera”. Las voces y argumentos del presidente encargado Juan Guaidó, de los presidentes de Colombia, Paraguay y muchos más latinoamericanos, europeos, organizaciones internacionales como la OEA, la Unión Europea, etc, que han expresado razones humanitarias y de solidaridad con el pueblo venezolano, frente a la dura realidad, fueron insuficientes para el recio Gobierno de Venezuela en ejercicio actual.

Los repetidos gritos de libertad de la inmensa masa humana en el puente internacional de Tienditas que conecta la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de Ureña, portando banderas en sus manos y en su piel y clamando por alimentos, medicinas, seguridad, empleo, pero sobre todo, la libertad, derecho tan propio del ser humano, no fueron escuchados y no serán escuchados, pues puede más la soberbia, la ambición de poder, la codicia de la autoridad del grupo que por ahora ostenta la fuerza bruta.
Tampoco el concierto “Venezuela Aid Live” y su profundo mensaje de paz, hermandad y esperanza, interpretado por cantantes del continente americano y fuera de él tuvieron eco, y aunque la gente presente vibró y lloró con la música, lenguaje sensitivo y universal, esta vez fracasó ante los duros oídos de quienes están llamados a trabajar por el bienestar de sus compatriotas pero que lamentablemente han perdido el rumbo y han escogido el camino del autoritarismo, la dictadura y la represión.

Lo que más duele sin embargo es la actuación de las Fuerzas Armadas, elementos primordiales en la vida de una nación, si bien no deliberantes, sí responsables de la soberanía e integridad nacional, que abarca más allá del territorio físico, que comprende la protección de quienes en él habitan y su seguridad en sentido amplio, por ello lastima saber su “lealtad” al perverso sistema de gobierno. Al respecto vale mencionar el concepto de “desobediencia inteligente”, que hace referencia a los perros de asistencia a los ciegos, los cuales son capaces de contradecir las instrucciones de sus dueños, si su orden pone en riesgo su integridad y la de quien cuida; él (perro) no se moverá si el peligro es inminente, desechará la orden porque sabe que de su actuación depende en ese caso la vida de quien está asignado a su cuidado. Dura pero real lección para los humanos, quienes muchas veces nos ufanamos de tomar decisiones correctas pero que varias otras nos equivocamos, como en el caso de la referencia venezolana, y lamentablemente, descendemos al nivel más bajo de los seres vivos, demostrando pobreza frente a la naturaleza y cuestionando duramente nuestra tan mentada racionalidad.