Danilo Arbilla

Copernicano

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sábado 27 de agosto 2011
27 de August de 2011 00:02

Hace unas pocas semanas, en Quito, el Dr. Patricio Pazmiño, presidente de la Corte Constitucional de Ecuador, explicó a los miembros de una misión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) la situación imperante en materia de libertad de prensa en ese país, en los siguientes términos: Ustedes no van a comprender lo que ocurre en Ecuador si no tienen en cuenta que a partir de la aprobación de la Constitución del 2008, aquí hubo un giro copernicano en las reglas de juego y en la concepción del derecho. Antes, el estado de derecho estaba basado en la tradición republicana y liberal, donde como ustedes saben predominan los derechos y las garantías individuales. Ahora, los derechos colectivos han pasado a tener preeminencia. Y esta ley de comunicación se enmarca en esa concepción nueva.

Y parece que el Dr. Pazmiño no mintió. Que en Ecuador bajo el mando de Correa las libertades y derechos individuales no tienen garantías y que por supuesto quien interpreta cuales son los derechos y los intereses colectivos que importan y han de prevalecer es el propio Correa. Así de claro. En la misma línea también ha desaparecido la vieja idea –republicana y liberal y del tradicional Montesquieu- del equilibrio de poderes, lo que se ha conseguido fácilmente sometiendo los poderes legislativos y judicial al ejecutivo, mediante algunos “giros copernicanos” formales, a través de reformas constitucionales o leyes especiales , que resuelven los “conflictos”. En Ecuador la Corte Constitucional cumple una tarea esencial en ese aspecto, para dirimir conflicto de poderes.

En la Alba, club de países que lidera Hugo Chávez admiradores a su vez de Gadafi entre otros reconocidos demócratas, son especialistas en cambios copernicanos. Lógicamente el comandante bolivariano en esta materia es el número uno y maestro ejemplar. En el campo judicial, por ejemplo, en Venezuela es bastante común que previamente Chávez anuncie por televisión a quien se va a iniciar proceso judicial o a quien hay que meter preso y que recién a partir de ahí, jueces y fiscales, que hasta ese momento no tenían ni idea del tema, comiencen a actuar con gran entusiasmo.

Y en ese avance contra los otros poderes, los abruma no poder dominar a ese que creen el “cuarto poder”, y al que quieren someterlo como sea, al precio que sea -a sus dueños, sus profesionales, a sus contenidos- usando leyes, jueces y tribunales sumisos, cárcel, prebendas, publicidad oficial, persecución fiscal, pero que no lo logran totalmente porque su razón es ser el antipoder. El poder es de la gente contra el cual no hay giro copernicano, ni petróleo que valga. Ese es su único poder, como se ha visto tantas veces y como lo estamos viendo en estas horas.