Milagros Aguirre

Cacería de brujas

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 41
Jueves 01 de noviembre 2018

Ojos de sapo, patas de rana, alas de murciélago, cola de lombriz: desde las esferas del poder anunciaron ya una cacería de brujas porque están enquistados en la función pública rezagos del gobierno anterior. Suena a broma de inocentes en noche de Halloween porque resulta que todos son rezagos del gobierno anterior así que deberían irse a su casa volando. Sus enormes y frondosos rabos de paja se parecen a las cerdas de las escobas de las brujas, así que no tienen que ponerse disfraz alguno.

Cola de lombriz, Ojos de sapo, patas de rana, alas de murciélago: algunas calacas llevan más de un año desfilando en videos caseros en lo que sería la gran telenovela del siglo XXI. Trasnochados, con las órbitas de los ojos hundidas y con voz entrecortada, se han dirigido al país para convencerle de su condición de víctimas, olvidando que hace no mucho fueron verdugos, apelando a la frágil memoria de los ciudadanos y denunciando traiciones y deslealtades.

Así, por ejemplo, como una más de las historias de terror, hemos presenciado, impávidos, no sé cuántos capítulos de la trama de Odebrecht, cuando Capaya aparecía en pantalla dirigiéndose a los ciudadanos desde la clandestinidad, salpicando con ventilador denuncias a sus antiguos amigos, coidearios y cómplices Y ahora presenciaremos, al parecer, algunos capítulos de una nueva trama, esta vez, como protagonista, a uno de los hombres duros de la comunicación del gobierno anterior.

Así, con la sangre en el ojo, ha aparecido otro acusado de enriquecerse de contratos con el Estado, dando mensajes a la nación en calidad de prófugo de la justicia sembrando dudas acerca de la identidad de los Judas que lo ayudaron a quitarse el grillete, mientras que desde el círculo íntimo del gobierno se anuncia depurar de “topos y mafiosos” enquistados en la función pública. El prófugo, en los primeros capítulos, le recuerda al gobernante que trabajó para él y que le debe favores, sobre todo, el enorme favor de estar ahora ocupando el sillón de Carondelet. ¡Siéntese otra vez, con canguil en mano, a ver una nueva película de terror en donde hay acción, suspenso, soplones y traidores!

Patas de rana, alas de murciélago, cola de lombriz, ojos de sapo: la cacería de brujas está anunciada y algunos irán a parar a la hoguera, con razón o sin ella, porque quienes aprendieron a meter mano en la justicia lo seguirán haciendo. Algunos irán a la paila del quinto infierno, pero en calidad de víctimas, perseguidos, apedreados, pero desde fuera del país, en una tribuna lejana desde donde anunciarán injusticias para volver a gobernar porque el pueblo tiene frágil la memoria.

Alas de murciélago, ojos de sapo, patas de rana, cola de lombriz: prepárese para nuevos capítulos en los que podrá ver rabos de paja arder hundidos en la paila de la corrupción.

maguirre@elcomercio.org