11 de julio de 2019 17:59

El extenista Boris Becker subasta trofeos para pagar parte de sus deudas 

Fotografía de archivo del 17 de enero de 2016 del serbio Novak Djokovic (izq.) y su entrenador, Boris Becker, durante una sesión de entrenamiento del Abierto de Australia en Melbourne (Australia). EFE

Fotografía de archivo del 17 de enero de 2016 del serbio Novak Djokovic (izq.) y su entrenador, Boris Becker, durante una sesión de entrenamiento del Abierto de Australia en Melbourne (Australia). EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La subasta de los trofeos y recuerdos personales de Boris Becker aportó 765000 euros (USD 861171), una suma destinada a pagar una parte de sus deudas, anunció el jueves 11 de julio del 2019 el administrador judicial encargado de vender los activos de la exestrella del tenis alemán.

La venta incluía 82 artículos, entre medallas, trofeos, raquetas, relojes, fotografías y otros objetos personales. La subasta comenzó el 27 de junio y terminó el jueves, reuniendo a 495 participantes de 32 nacionalidades diferentes.

Una réplica de la copa de plata del US Open, realizada por la joyería Tiffany por su victoria en 1989 sobre Ivan Lendl, fue la que consiguió una mayor cotización (167.000 euros) , indicó el administrador judicial, Smith & Williamson, en un comunicado.

Según uno de sus responsables, Mark Ford, la cuantía de las deudas de Boris Becker podría alcanzar los 50 millones de libras esterlinas (56 millones de euros) .

El tres veces campeón de Wimbledon, que tiene hoy 51 años, se declaró en bancarrota en 2017. En junio de 2018 había detenido en el último momento una subasta de sus trofeos y recuerdos personales, invocando un presunto estatus diplomático.

El exnúmero uno mundial había afirmado entonces había sido nombrado por el presidente de la República Centroafricana “agregado” ante la Unión Europea para asuntos culturales, deportivos y humanitarios de ese país.

Pero la administración centroafricana estimó que el pasaporte presentado por Becker era falso y que procedía de un lote “de pasaportes vírgenes robados”.

Becker había cerrado este episodio en diciembre, renunciando a reivindicar la inmunidad ante un tribunal londinense especializado en casos de insolvencia.

El extenista tuvo problemas judiciales por deudas impagadas con la justicia española, concernientes a las obras de su casa de Mallorca, y con la justicia suiza, por no haber pagado al pastor que le casó en 2009.

En 2002, la justicia alemana le condenó a dos años de prisión con aplazamiento en el cumplimiento de la pena y a 500.000 euros de multa por 1,7 millones de euros en retrasos de pago de impuestos.

Boris Becker está actualmente ligado a actividades relacionadas con el tenis, especialmente a labores de comentarista.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)