CNE cerró registro de partidos con 276 agrupaciones …
Desfile cívico se desarrolló en el centro de Guayaqu…
Adulto mayor se enterró vivo en Colombia por falta d…
No todos los asambleístas asistirán al primer Inform…
Furgoneta escolar y vehículo se impactan en carril e…
Ceremonia militar da inicio al festejo del Bicentenario
Lasso pronunciará, este 24 de mayo, su informe tras …
Colores del Ecuador alumbran España, México y Austra…

El deporte, medicina que sana el cuerpo y el corazón

Los Más Bikers luego de una rodada, la noche del martes. Se reúnen dos veces a la semana para renovar energías. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO

Llueve o truene… Paúl, Francisco, Matías, María Fernanda cumplen su ritual de todas las semanas: recorrer las principales calles de Quito sobre sus bicicletas.

Generalmente salen los miércoles, pero esta semana lo hicieron el martes 20 de abril de 2022. Eran las 19:30 y llovía; la noche estaba realmente helada.

La mayoría de mortales habría preferido tomarse un té o un chocolate bien caliente y meterse debajo de las cobijas. Ellos no. Desde que arrancó el día contaban los minutos para desprenderse de su ropa de trabajo y vestir el jersey, la licra, la chompa impermeable, los zapatos y el casco. Luego de una larga jornada laboral, su cuerpo pedía otra actividad.

Todos ellos forman parte de Los Más Bikers, un grupo de amigos que desde hace cinco años se reú­nen para activarse y desestresarse. Se concentran en los exteriores del Hotel Hilton Colón.

Mafer Sarabia forma parte del club desde hace cinco años. Casi siempre asiste a las salidas con su esposo. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO
Mafer Sarabia forma parte del club desde hace cinco años. Casi siempre asiste a las salidas con su esposo. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO

Allí parquean sus bicicletas y definen la ruta. El martes fueron hacia el norte de Quito; tomaron la avenida Amazonas. Mientras pedaleaban se hacían bromas, hablaban de torneos y de viajes. El próximo feriado irán a la playa.

Los integrantes de Los Más Bikers suelen realizar sus recorridos en la noche. A veces lo hacen hasta la madrugada. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO
Los integrantes de Los Más Bikers suelen realizar sus recorridos en la noche. A veces lo hacen hasta la madrugada. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO

Están emocionados, sobre todo Evelyn Córdova, que se vinculó al grupo hace apenas tres meses. Cuando la invitaron a formar parte no tenía bicicleta. Le asustaba salir a la calle. Ahora es toda una experta; adora los descensos. Afirma que luego de las pedaleadas queda lista para un nuevo día. La salida del martes terminó cerca de las 21:00; hay veces que se extiende hasta la 1:00.

Andrés Vaca (izq.) y José Chávez, en  los exteriores del Hilton Colón, antes de iniciar con la rodada del martes. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO
Andrés Vaca (izq.) y José Chávez, en los exteriores del Hilton Colón, antes de iniciar con la rodada del martes. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO

Sumando kilómetros

Y es que cuando te enamoras de la actividad física el tiempo pasa demasiado rápido; siempre quieres más. Diego Betancourt da fe de aquello.

Él hace trail. Las montañas lo flecharon en 2018, tras sufrir una decepción amorosa que le ‘destrozó’ el corazón. Empezó corriendo 300 metros; hoy es capaz de correr hasta 45 kilómetros. Luego de cuatro años de subir y bajar del Rucu y Guagua Pichincha, Cotopaxi… dice que el deporte le salvó la vida.

Diego Betancourt (con cintillo) durante un entrenamiento con sus compañeros del Team Lasso, dirigido por Édison Lasso. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO
Diego Betancourt (con cintillo) durante un entrenamiento con sus compañeros del Team Lasso, dirigido por Édison Lasso. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO

Además de mantenerlo con la mente ocupada, mejoró su alimentación, hizo más amigos, con quienes emprende nuevas aventuras.

En su grupo hay personas de todas las edades, que al igual que los amantes de la bici esperan con ansias que amanezca para colocarse los tenis y salir a la calle.

Diego forma parte de Team Lasso. Ahí se entrenan alrededor de 20 personas. El número ha crecido tras la llegada del covid-19. Cada día son más los hombres y mujeres que, además de mantenerse saludables físicamente, buscan una medicina natural para mimar al corazón y calmar la mente.

Parques o vías de Quito son los espacios donde las personas hacen sus entrenamientos. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIOParques o vías de Quito son los espacios donde las personas hacen sus entrenamientos. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO
Parques o vías de Quito son los espacios donde las personas hacen sus entrenamientos. Foto: Carlos Noriega/ EL COMERCIO

La actividad física deshace nudos mentales, dice el mexicano Igor Hernández, que después de recibir sus exámenes médicos buscó a Ecuadoruns para mejorar su condición física y reducir el riesgo de contraer alguna enfermedad.
Inicialmente, ese era el objetivo. Luego de dos años no concibe su día a día sin sus entrenamientos.

En seis meses, Igor bajó de peso -10 kilos-, pero también halló la fórmula para liberarse del estrés. Su vida dio un giro de 180 grados: ahora está de buen humor y canaliza mejor todas sus energías.

El atletismo nunca le llamó la atención. Y eso, precisamente, le comentó en su primer encuentro a Joaquín López, la cara más visible de Ecuadoruns.

Le parecía una actividad aburrida y solitaria. Ahora es Igor quien motiva a sus amigos a sumarse a las prácticas. En ese lugar también encontró un espacio para socializar. Todo eso le ayuda a liberar tensiones para luego, con la mente liviana, seguir con su trabajo.

Igor se entrena entre cuatro y cinco días a la semana: corre, sube y baja gradas y, como Diego y Los Más Bikers, siempre quiere más.