¿Libertad o el fantasma de la libertad?
Truenos alarman en Quito; lluvia en av. Simón Bolívar
Viruela del mono: Ecuador aplicará protocolo de OPS …
Las monjas de claustro también apoyaron la Batalla d…
Derrumbe de rocas en vía Alóag-Sto. Domingo deja dos…
Ecuador y México adelantan nueva ronda de negociació…
Presidente de la Corte Nacional tramita acción de pr…
10 datos poco conocidos sobre la Batalla de Pichincha

Un futbolista turco admitió el asesinato de su hijo de cinco años, al ahogarlo con una almohada en el hospital

El futbolista turco Cevher Toktaş admitió el asesinato de su hijo de cinco años. Foto de la cuenta Twitter @futbolgazetetv

El futbolista turco Cevher Toktaş admitió el asesinato de su hijo de cinco años. Foto de la cuenta Twitter @futbolgazetetv

El futbolista turco Cevher Toktaş admitió el asesinato de su hijo de cinco años. Foto de la cuenta Twitter @futbolgazetetv

El futbolista turco Cevher Toktas admitió el asesinato de su hijo menor, de cinco años, al ahogarlo con una almohada en el hospital donde el niño permanecía ingresado con síntomas de covid-19, como tos y complicaciones respiratorias. Días después de aquello, Toktaş confesó el crimen y fue arrestado por la policía en la provincia noroccidental de Bursa. 

Según se reseña en una nota de prensa de www.dailysabah.com, el deportista de 32 años, del equipo Bursa Yildirim, reconoció que sofocó a su hijo con una almohada. “Presioné sin levantarla. Después de que mi hijo dejó de moverse, levanté la almohada. Luego grité a los médicos que me ayudaran”, confesó. 

En un primer momento, los doctores determinaron que la muerte del menor se debió a problemas respiratorios, propios del covid-19, ya que también presentaba otros síntomas como fiebre alta.  Sin embargo, 11 días después, Toktas se dirigió a una delegación policial y reconoció el crimen.”No lo amaba”, reconoció.  “Nunca amé a mi hijo menor. No sé por qué no lo amo. La única razón por la que lo maté ese día es porque no me gustaba. No tengo ningún problema mental”, declaró. 

Según la nota de prensa, el futbolista será juzgado por el asesinato de “un pariente cercano”, castigado con cadena perpetua. 

El defensa de 1,90 de estatura se inició en el 2007 en el Orhangazispor de Turquía. Militó también en Adiyamanspor, Tarsus IY, Kozan Belediye, entre otros clubes.  

Suplementos digitales