Cierre de campaña promete más ataques entre candidatos
Un manifestante muere en las protestas antigubername…
Nuevo ataque ruso con misiles a Ucrania dejó tres fallecidos
Rey emérito Juan Carlos fijará su residencia fiscal …
Chats de Valentina Trespalacios con John Poulos son …
Donald Trump relanza su campaña a la Casa Blanca
Niña es asesinada en Colombia por hombre que salió d…
Bonos verdes y violetas para actividades sostenibles…

Los tambores de los senegaleses dejaron de sonar en el Mundial de Qatar

La hinchada senegalesa llegó pintada sus caras, también sus cuerpos con letras que unidas resumía la palabra Senegal. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Por primera vez, los tambores de los hinchas de Senegal no retumbaron en la forma como lo hicieron en los anteriores partidos en el Mundial de Qatar 2022. Ahora fueron superados por el bullicio de los ingleses, que los golearon en el partido que se jugó en el estadio Al Bayt.

Los senegaleses se habían convertido en la atracción del Mundial, con sus disfraces, con sus atuendos que llamaban la atención en los estadios y en las calles de Qatar. Eran una especie de imán porque el bullicio que generaba llamaba la atención.

Pero sus tambores fueron superados por los ingleses, que dominaron a su equipo en la cancha, lo golearon 3-0, en el gigante estadio Al Bayt, que tiene una capacidad para 80 000 aficionados, este 4 de diciembre del 2022.

Los aficionados de Senegal se cracterizaron por tocar sus tambores y bailar durante todo el juego. No paraban, contagiaban con su alegría, recibieron elogios y reconocimiento por parte del Comité Organizador de Qatar. Incluso, han sido portadas de los diarios impresos y portales digitales de Qatar. 

Pero este domingo, su selección se despidió, lo hizo en un partido discreto ante un rápido rival, que es sólido en su juego, que los arrasó por los costados.

La forma como jugó Inglaterra no mermó a los locuaces aficionados de Senegal, que siguieron tocando sus tambores.

¿Cómo son sus hinchas?

Este domingo llegaron pintadas sus caras, también sus cuerpos con letras que unidas resumía la palabra Senegal; otros tenían atuendos típicos del país africano, que llamaban la atención a los británicos y cataríes.  Ya lo habían hecho antes pero ahora los aficionados llegaron ilusionados al estadio Al Bayt; creían que podían hacer un hecho histórico: pasar a cuartos de final; pero quedó al descubierto  su limitado juego.

Sin embargo, eso no mermó a los fanáticos africanos, que se ilusionaban con pasar de fase.

 El final en El estadio Al Bayt fue con gritos y cánticos, una fiesta multicolor, con hinchas que coreaban los nombres de los jugadores africanos y de los ingleses.

Lo emocionante fue cuando lo jugadores de Senegal aplaudieron el respaldo de los fanáticos que llegaron a a Doha, se
escuchó de nuevo el bullicio de los tambores, que en esta ocasión sí superó a los ingleses que celebran la clasificación de su país a los cuartos de final, en la que jugarán contra Francia, este sábado a las 22:00 de Qatar (14:00 de Ecuador).

Más noticias relacionadas

      
      
Visita nuestros portales:
             
      
                  

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News