‘¡No se automedique!’, pide una campaña …
Restaurante clausurado por plagas e insalubridad en …
Cabascango acusa a Lasso de ‘obstruir’ i…
Dos pasos para salir del catastro 2022 de microempresarios
Pachakutik reacciona al congelamiento del precio de …
Fiscalía investiga ataque cibernético a sistema info…
Chicos de familias de migrantes recibieron kits educativos
Granizada en Quito causa sorpresa por el sol registr…

Un sacerdote toca el bombo en la Sur Oscura del Barcelona

Hinchas del Barcelona en la barra Sur Oscura. Foto: archivo / EL COMERCIO

“Para que tengan una idea: él toca el bombo en la Sur Oscura. Él es uno de los padres más barcelonistas de la historia”. Esa presentación le hizo Francisco Molestina (Pancho), en el programa de Casa en Casa de TC Televisión al sacerdote Wilson Malavé, en una entrevista que le hicieron el lunes 20 de septiembre del 2021.

“Ahorita (lunes) toda la murga está en el puente (Salado en Guayaquil), esperando que salga el equipo. No pude ir, pero vamos adelante mi Barcelona. Un solo corazón, ídolo, un solo puño a los toreros”, afirmó Wilson Malavé, en un video corto que difundió Molestina. Ese día, el plantel se desplazó a Río de Janeiro para jugar contra Flamengo, por la semifinal de la Copa Libertadores. 

¿Quién es el sacerdote barcelonista? Es riobambeño, pertenece a la iglesia San Agustín de Guayaquil, donde tiene souvenirs, instrumentos amarillos… es decir, casi una pequeña oficina de Barcelona. 

Wilson Malavé, sacerdote hincha del BSC. Foto: captura de pantalla

Tiene 48 años y toca el bombo de la barra Sur Oscura, con la que asistía a los partidos en el estadio Monumental, en la localidad de general. Y que ahora por la pandemia del coronavirus, suele reunirse con los integrantes de la barra. 

El amor por Barcelona nació desde su infancia, desde niño dice. Iba a ver al equipo cuando este solía jugar con el Olmedo en el estadio Olímpico de Riobamba. Y cuando le dieron el cambio a la iglesia de San Agustín, se planteó involucrarse en la barra del club torero. 

Su entrada al club fue en la presidencia de José Francisco Cevallos, quien los acercó a la plantilla y a las barras del club. Hasta dio una misa en la explanada del estadio Monumental, en el 2016. 

En la Sur Oscura lo acogieron con cariño, dio testimonios de vida, empezó a escuchar a sus integrantes y su plan era que ellos lleven el fútbol como una familia. Ese testimonio le dio al periodista Iván Triviño, en su cuenta de Facebook. 

“En la barra he descubierto amigos, a mi familia. Cuando sabes los problemas que hay adentro, es posible entender sus realidades. Hablé con los líderes, con la gente de los problemas (consumidores de droga y alcohol en exceso) y les he dicho que no dañen la fiesta y han cambiado de a poco. Ellos estaban acostumbrados a una mala vida y es muy difícil cambiar de golpe”, le dijo el sacerdote a Diario El Telégrafo en el 2018. 

¿Pero cómo hace en los cánticos que contienen insultos? El sacerdote radicado en Guayaquil y que lidera las eucaristías en una de las parroquias de la urbe, detalló: “Me las salto, no le falto el respeto a nadie”. Es decir, prefiere quedarse callado. 

Él habitualmente suele ir con la camiseta amarilla número 10, una que se la regaló el mediocampista Damián Díaz. Pero su labor no se limita solamente a cantar por el equipo, sino que de paso orienta y aconseja a los integrantes de la barra que buscan una guía de fe.  

También lidera una de las campañas benéficas que impulsa la iglesia de San Agustín. Diariamente asisten con almuerzos o meriendas a 500 personas. “Hasta llegan 800 personas, los domingos”, agrega en la entrevista a Triviño
El sacerdote Wilson Malavé volverá esta noche a ponerse la camiseta que le dio Díaz, en señal de respaldo al club que busca un cupo para la final de la Libertadores, en Río de Janeiro.

Suplementos digitales