5 de mayo de 2018 11:36

Barcelona y Real Madrid, un clásico con diversos premios simbólicos

El autobús con los jugadores del Barcelona durante la celebración de su vigésimo quinto título de liga. Foto: Alejandro García / EFE

El autobús con los jugadores del Barcelona durante la celebración de su vigésimo quinto título de liga. Foto: Alejandro García / EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sin nada en juego más allá del prestigio, Barcelona y Real Madrid chocarán en el Camp Nou, este domingo 6 de mayo del 2018,  en un clásico intrascendente para la suerte de la Liga española y aun así cargado de alicientes.

No existen duelos 'descafeinados' entre los dos grandes equipos del campeonato español que, con el título ya decidido a favor de los azulgrana, ahora rivalizan por ver cuál de los dos cuajó mejor temporada.

Pese a su nuevo fiasco en la Champions, los catalanes parten adelantados en el pulso simbólico decretado por los medios de comunicación y asumido por jugadores e hinchas: conquistaron ya el octavo doblete de su historia al ganar la Copa del Rey una semana antes de proclamarse campeones de la Liga con una gran ventaja sobre sus competidores.

Los dirigidos por Zinedine Zidane, que fracasaron en esas dos competiciones, accedieron, sin embargo, a la final de la Liga de Campeones y ahora confían en conquistar su tercer cetro europeo consecutivo para cerrar con nota una temporada cuya calificación es todavía incierta. "Fracaso no; no es una buena temporada en la Liga, sobre todo nuestro inicio. Nuestro final está mucho mejor, más conforme con lo que tenemos que hacer, pero no puedes hablar de fracaso", consideró Zidane, que como entrenador blanco nunca perdió en el Camp Nou.


"Para mí, es más difícil ganar la Liga (que la Champions), pero eso no es algo nuevo, ahora no cambia nada, siempre lo dije", agregó el técnico galo reconociendo el mérito de su archirrival, pese a su negativa de saludarlo con el pasillo a los campeones.

Sin homenaje expreso, el clásico de mañana se presenta como una nueva ocasión para que los dos equipos midan su jerarquía y traten de anotarse un triunfo que encierra diversos premios simbólicos.

Los azulgrana, que ya conquistaron el clásico del Santiago Bernabéu por un rotundo 3-0, pretenden concluir la Liga invictos, algo que nadie consigue desde que el Real Madrid lo hiciera por última vez en la temporada 1931-32.

Eran otros formatos y otras rivalidades. Los blancos, a su vez, aspiran a convertirse en el primer equipo que derrotó a los dirigidos por Ernesto Valverde en la presente Liga, que dominan con 11 puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid y 15 sobre el propio Real Madrid.

Dejar a los de Zidane a 18, con apenas tres fechas por delante, marcaría una distancia que los azulgrana nunca antes sacaron a su máximo rival al final de un campeonato. "Queremos mantener nuestra racha, que no nos ganen y queremos ganarles; nos jugamos bastante independientemente de que no sirva para el campeonato, porque todos sabemos de la repercusión que tiene haberle ganado los dos partidos al Real Madrid y vamos a intentarlo", afirmó Valverde.

"En los tiempos que corren terminar una Liga sin perder me parece algo importante y muy difícil, vamos a ver si lo conseguimos", destacó. El clásico será, además, el primer partido que los de Valverde disputen ante su hinchada después de proclamarse campeones de Liga y luego de que Andrés Iniesta anunciara que, tras 22 años en el club, ésta será su última temporada vistiendo la camiseta azulgrana.

"Iniesta es un jugador que admiramos, no es un jugador cualquiera. Lo que ha hecho y lo que es como persona lo sabemos todos, sólo hay que saludarlo y desearle suerte para su futuro", señaló Zidane, preguntado por posible pasillo para homenajear al "mago" azulgrana. En función de "las sensaciones" que Iniesta tenga tras el entrenamiento vespertino de hoy, Valverde decidirá si incluirlo como titular su último clásico con el Barcelona. Será el número 38 y el manchego quiere su decimoctava victoria frente a los blancos para poner el broche de oro a su excepcional carrera como azulgrana.

Al margen de Iniesta, las dudas respecto al Barcelona atañen al francés Ousmane Dembélé y a Philippe Coutinho como posibles acompañantes del argentino Lionel Messi y del uruguayo Luis Suárez arriba. El brasileño, como su compatriota Paulinho, también podría actuar como refuerzo en el mediocampo de Valverde. Para el joven galo, que pasó buena parte de la temporada lesionado y no convenció en sus últimas actuaciones, sería el primer clásico.

Zidane, que en los últimos entrenamientos ya pudo contar con los tocados Isco y Raphael Varane, decidirá tras la sesión de hoy si contará con ambos para afrontar un choque que llega 21 días antes de la final de Champions en Kiev. Frente a quienes le sugerían reservar jugadores para la cita donde se juega la temporada, el entrenador blanco aseguró hoy que no tiene miedo a posibles lesiones y que afrontará los cuatro partidos de Liga que le restan al Real Madrid con el mejor equipo posible. "Tenemos cuatro partidos y lo vamos a hacer lo mejor posible porque tenemos que acabar lo más arriba posible y se va a hacer con la intensidad de la Champions", aseveró Zidane, tras aclarar que no arriesgará con los jugadores que no estén al cien por cien.

El clásico cerrará la jornada dominical de la trigésimosexta fecha de la Liga, que se abrirá con el choque entre el descendido Málaga y el Alavés y también vivirá el duelo entre Las Palmas y Getafe.

Atlético de Madrid defenderá en casa su segunda posición ante Espanyol, tras clasificarse el jueves para la final de la Liga Europa, la octava de los rojiblancos con Diego Simeone en el banco

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)