Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

IESS, un año más sin reforma

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 30
Triste 3
Indiferente 59
Sorprendido 0
Contento 6
Lunes 11 de enero 2021

Un año más el Seguro Social se comerá parte de los ahorros de los afiliados para cubrir sus gastos. La institución arranca un 2021 con finanzas débiles, con ingresos insuficientes y con la esperanza de que este año se pueda hacer la tan esperada reforma estructural.

El tema se habla desde hace 10 años, cuando un estudio actuarial ya propuso medidas para fortalecer al sistema. Pero se ha hecho caso omiso de las advertencias y se debilitó al Seguro. El gobierno de Rafael Correa le quitó al IESS casi USD 9 000 millones entre 2015 y 2018 y usó ese dinero en gasto público. El argumento fue que el Seguro tenía “demasiada liquidez”.

Pero los gobernantes no han entendido un concepto básico: el fondo de pensiones es el resultado de un esfuerzo económico de la gente con la esperanza de cobrar en 40 años una pensión y, así, acceder a una vejez digna. Los ahorros del IESS son tan débiles que pueden agotarse en el 2027 en el peor escenario, según estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El seguro de pensiones tendrá este año más recursos porque bajarán los aportes a salud y desempleo, y aún así no será suficiente. Solo en este 2021 la entidad prevé tomar USD 1 418 millones de sus ahorros para cubrir los gastos de salud y pensiones de la población cubierta por la entidad. La cifra puede ser mayor si el Fisco no transfiere los USD 1 546 millones para cubrir las asignaciones con el ente, en momentos en que le falta dinero hasta para cubrir la crisis sanitaria.

La escasez de recursos no es el único problema del IESS. La pandemia mostró la importancia de que más gente esté asegurada, no solo para acceder a los servicios de salud sino también a un seguro de desempleo, cesantía, créditos. Pero trabajadores autónomos o informales no acceden al sistema por falta de recursos o de incentivos, lo cual exige modernizar el sistema de aseguramiento.

En estos años se ha probado que las soluciones parciales no solucionan los problemas. Los desafíos son enormes y el tiempo se agota.