Los artículos tratan sobre hecho noticiosos del ámbito de la economía, emprendimiento y la innovación. Otros artículos del autor: http://bit.ly/pMaldonado Twitter: @pedromal
Pedro Maldonado
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad del Azuay. Es periodista desde el año 2000. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2006. Empezó en la regional Cuenca. Hoy es Editor de la Revista Líderes.

Esa maratón llamada emprendimiento

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Viernes 08 de noviembre 2019

Correr una maratón, con sus 42,2 kilómetros de distancia, no es nada sencillo. Requiere una preparación intensa, una planificación detallada, un entrenamiento metódico y unas ganas enormes por llegar a la meta luego de un esfuerzo que agota, pero que deja grandes satisfacciones.

Eso lo saben solo los atletas que han competido en condiciones muy exigentes y que se han superado a sí mismos.

Emprender es, de alguna manera, una maratón. Lo digo por el esfuerzo realizado y por las satisfacciones logradas. Se empieza con la idea de un producto o servicio, lo que equivaldría al plan de carrera. Luego viene el desarrollo del producto, la búsqueda de recursos, el cumplimiento de los trámites y las normativas, la llegada al mercado y la competencia con otros emprendedores que tienen ideas similares o mejores.

Estos procesos, comparados con la competencia atlética, vienen a ser los kilómetros que se recorren (a veces en asfalto y otras en caminos de tierra y fango) y en los que cada zancada cuenta. Todos son momentos que importan para el resultado final, en el producto o en el servicio pensados en el principio. Claro está que no es lo mismo un esfuerzo por algo más de dos horas en una maratón, que el esfuerzo de años por levantar y sostener un emprendimiento.

Los obstáculos estarán a lo largo del proceso. Entre los más complicados para el emprendedor están los permisos sanitarios (vayan y pregunten todo lo que implica obtener la notificación sanitaria), el capital para empezar y hacer crecer la idea, la competencia desleal ante artículos de contrabando que no pagan impuestos, entre otros.

Pero si es tan demandante el esfuerzo y son tan pocas las garantías de éxito, por qué emprender, por qué correr una maratón llena de dificultades. La repuesta está en la satisfacción que los emprendedores encuentran cuando concretan una idea y generan empleo, cuando innovan, cuando aportan al país y construyen su propia historia.