En un duelo que por momentos fue de alto nivel y que en otros pasajes tuvo altibajos, el sexto favorito aprovechó sus oportunidades para vencer al argentino y quedarse con el trofeo en el Corona Park, donde ya había celebrado en 2011 y en 2015 y donde había perdido otras cinco finales.