Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

El crédito usurero crece

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 12
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 16
Lunes 30 de noviembre 2020

Más ecuatorianos se ven empujados a acudir al chulco en medio de la crisis económica y por falta de acceso a crédito formal.

El préstamo que se otorga con intereses por fuera de la Ley se denomina usura.

Reportes policiales señalan que bandas organizadas de usureros se activaron desde junio. Se aprovechan de la necesidad de la gente. La gente sufre amenazas y hasta puede llegar a perder sus bienes.

En medio de la pandemia exigen costosas garantías y el 15 o 20% de interés mensual.

Con eso, la deuda puede duplicarse en pocos meses. Se vuelve impagable. Una persona que acude a estos préstamos informales puede terminar pagando una tasa anual de 180 y 240% de interés, cuando la banca formal puede cobrar solo hasta el 17,3% de tasa anual en créditos de consumo o del 9,33% al año si es financiamiento para crédito productivo.

Pero la entrega de crédito de la banca privada venía desacelerándose los últimos meses y en octubre la cartera cayó 2,1% con respecto a igual mes del año pasado.

Esto puede explicarse porque las empresas no quieren endeudarse y tomar riesgos demasiado grandes en medio de la incertidumbre que plantea la pandemia. Los bancos, por otro lado, también están siendo cautos en la entrega de préstamos, con un mayor análisis de los usuarios. El sistema de tasas de interés que rige en el país tampoco alienta la entrega de crédito a más clientes. La banca deja de dar créditos a ciertos clientes porque el techo o tope de interés no cubre su riesgo, lo cual explica la baja inclusión financiera en el país. Apenas 2,5 personas de cada 100 adultos en Ecuador accede a crédito, según datos del Banco Central.

El Central debe revisar, por disposición de la Junta, los topes de las tasas de interés hasta enero próximo. Para ello, deberá aplicar una fórmula de cálculo que deje de lado la discrecionalidad que prima ahora. Esa revisión debe propender a garantizar que más gente pueda acceder a préstamos formales.