Defensoría del Pueblo cuestiona que no se haya convo…
Joven asesinado en Quito había recibido amenazas des…
Microsoft exigirá prueba de vacunación para acceder …
Corte Constitucional ya analiza solicitud de interpr…
Cinco centros educativos municipales cuentan con pan…
Marco Naranjo Chiriboga es nombrado Vicepresidente del Biess
Ecuador recibirá unos USD 1 000 millones de derechos…
El feriado por el 10 de Agosto de 1809 se traslada a…

Los Ríos afronta una ola de violencia: 57 crímenes, en 5 meses

El jueves, policías ejecutaron un operativo para desar­ticular a una banda delictiva en una zona de Babahoyo. Foto: Cortesía

En Babahoyo, provincia de Los Ríos, la gente dice tener miedo. Unos cierran sus locales a las 19:00. Otros se arriesgan y atienden hasta más tarde. El temor se agudizó con el aparecimiento de panfletos.

A inicios de mes, en esa ciudad aparecieron decenas de volantes. Eran pequeñas hojas de papel dirigidas a empresarios, comerciantes y prestamistas. El mensaje era corto, pero amenazante: “Desde hoy los que no paguen una cuota mensual serán atacados”.

El escrito fue atribuido a una banda que se hacen llamar Firme con los firmes. Los sospechosos se autodefinen como aliados de la organización narcodelictiva Los Choneros.

La Policía confiscó los mensajes y reforzó la seguridad, pero esto no calmó a la gente. En las calles, los vendedores dicen que esa red delictiva es conocida por tener sicarios a su servicio. En el mensaje difundido amenazaron con asesinar a quienes los denuncien.

El último día de mayo perdió la vida una joven de 22 años. La chica se dirigía en un vehículo blanco, cuando dos armados que se movilizaban en una moto la acribillaron.

La Policía contó más de 10 proyectiles en la escena. Antes de huir, los sospechosos escribieron en la ventana posterior la palabra “sapos”.

Desde entonces, los vecinos del barrio Cinco Esquinas evitan hablar con las autoridades.

Por todos estos hechos, Babahoyo será intervenido en siete días. 100 agentes de distintas unidades de investigación e inteligencia llegarán para reforzar los controles.

La decisión se tomó el viernes último, en conjunto con la Gobernación de Los Ríos.

En una Mesa de Seguridad se revisaron las cifras de muertes violentas y se constató que durante los cinco primeros meses de este año en la provincia hubo 57 asesinatos. En el mismo periodo del año anterior se contabilizaron 42.

Agentes que trabajan en esa provincia dicen que el incremento se produce porque las bandas del Guayas han expandido sus células a Los Ríos.

La idea de las organizaciones es migrar sus actividades ilícitas a otras provincias en donde no están sus enemigos. Así evitan choques en medio de una disputa por territorios.

Según los investigadores, para imponer sus reglas estos grupos infunden miedo con panfletos o con asesinatos.
Mayo fue el mes con más crímenes en esta provincia. Uno de los hechos violentos se registró el 24 de ese mes.

Eran las 22:00, cuando dos sicarios a bordo de una motocicleta interceptaron a un hombre de 34 años. La víctima recibió ocho disparos. La Policía indicó que el hombre era funcionario de la Judicatura.

Hace cuatro semanas, un grupo de armados atacó a personas que se encontraban en un velatorio. En ese episodio, un hombre falleció y un agente en servicio pasivo quedó herido. Un mes antes, la Policía lamentó el asesinato del agente Jesús Intriago, de 20 años. El uniformado fue acribillado durante un operativo en contra de una banda delictiva.

Pero Babahoyo no es el único cantón con altos índices de violencia. Quevedo y Puebloviejo también han sido intervenidos con más policías. En este último punto, las personas sienten miedo de salir por las noches. En este año, allí se han registrado 15 crímenes.

A mediados de mayo, los moradores vieron el cuerpo de un hombre que apareció flotando en las aguas del río San Juan.

La víctima tenía atadas sus manos y pies. Los forenses dijeron que había sido lanzado al agua con vida. 20 días antes, el cuerpo de un jornalero apareció en otro canal.

La Fiscalía lo identificó como un joven de Machala. Uno de los últimos ataques sucedió en una hacienda. Cuatro personas fueron acribilladas. Un hombre está preso.

En Quevedo también hubo más hechos violentos. Allí la Policía ha identificado a bandas de sicarios. Una de las muertes violentas fue la del exasambleísta Patricio Mendoza, en diciembre pasado.

El exlegislador fue atacado con más de 12 disparos, cuando salía de una radio en el centro de la urbe. Su caso todavía es indagado por la Fiscalía.

Esa dependencia rastrea a los responsables del asesinato de un joven de 19 años. Ocurrió en abril. Cuatro sicarios que iban en dos motos le dispararon al menos 50 veces.

La Policía inició operativos en conjunto con militares para desarticular redes delictivas.