Técnicos evaluaron los túneles en Guayaquil por prec…
Transportistas escolares esperan que COE apruebe afo…
Colapso de viviendas y sectores sin electricidad en …
Sismo de magnitud 7.5 en Perú fue sentido en Ecuador…
Ahorrar para la vejez, una tarea postergada
Guías penitenciarios, rehenes de las bandas
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 28 de …
Criptodivisas también saltan a la cancha

Transitoria acogía a detenidos por delitos menores

La zona de Transitoria fue la más atacada durante la masacre del fin de semana en la Penitenciaría del Litoral. Foto: EFE

El área conocida como Transitoria era la que albergaba a los reclusos que no representaban mayor peligrosidad en la Penitenciaría del Litoral.

La mayoría de personas recluidas en este lugar habían sido sentenciadas por delitos como el incumplimiento en el pago de la manutención a sus hijos, accidentes de tránsito, girar cheques sin fondos y otros, conocidos como “delitos de cuello blanco”.

También era el destino de las personas que guardaban prisión preventiva en casos como peculado, que es la apropiación de recursos públicos, u otras infracciones a la ley, en las que no hubo víctimas mortales.

Una cosa que tenían en común, era que fueron ubicados en ese lugar para evitar caer en manos de las bandas que operan al interior de la Penitenciaría del Litoral o quedar a merced de delincuentes peligrosos, como asesinos, por ejemplo.

Transitoria no formaba parte de ningún pabellón, todos los que son dominados por alguna organización criminal.

Según algunos familiares de las víctimas, en este lugar se pagaba un adicional al “caporal”, para que no sean mezclados con otros detenidos y para garantizar su alimentación y bienestar.

Precisamente este sector fue el centro de los ataques de la matanza registrada el fin de semana en este centro penitenciario. En las celdas de Transitoria asesinaron a 46 de las 68 personas que murieron en la Penitenciaría del Litoral.

Una de las víctimas es el entrenador Abraham Muñoz, amigo de Daniel Salcedo. Estaba sentenciado a ocho años por delincuencia organizada, tras comprobarse que vendía medicinas del Estado en redes sociales en medio de la pandemia.

John Campuzano Triviño fue asesinado mientras esperaba una audiencia para pedir prisión domiciliaria. Él fue detenido el 1 de septiembre por “falsedad de información bursátil”, era el contador de Ecuagran, empresa demandada por la Superintendencia de Compañías.

Su familia cuenta que tenía una audiencia el 30 de septiembre para pedir medidas sustitutivas, pero fue postergada. “Por la ineptitud de la Fiscalía mataron a mi papá”, dijo su hija Jomaira.

Suplementos digitales