Tres secretarías se enfocan en lo social y la inversión
Déficit de 6 000 docentes en Ecuador
Más migrantes vuelven al Ecuador por festividades
Vecinos cuentan los tesoros de su barrio
Nueva Ley establece fusión entre BanEcuador y la CFN
Argentina detecta primer caso de Ómicron en viajero …
Cuenca encendió su árbol de Navidad
Trámite de derogatoria a reforma tributaria tomará meses 

Entrenador de Daniel Salcedo, entre los asesinados en la Penitenciaría del Litoral

El cuerpo de Abraham Muñoz fue hallado entre los presos asesinados, tras la última masacre en la Penitenciaría del Litoral, del pasado 13 de noviembre del 2021. Foto: EL COMERCIO

Abraham Muñoz, amigo y entrenador de Daniel Salcedo, es uno de los 68 presos asesinados que dejaron los incidentes ocurridos en la Penitenciaría del Litoral.

El abogado de Muñoz confirmó el martes 16 de noviembre del 2021 la muerte de su cliente, una vez que su cuerpo fue identificado por Medicina Legal y sus familiares comenzaron los trámites para retirar sus restos mortales.

Muñoz estaba sentenciado por el delito de delincuencia organizada, en el caso que investiga la venta del medicamento Actemra, para el tratamiento del coronavirus, durante la pandemia.

El medicamento era propiedad del Estado, pero era aprovechado por una red de particulares para lucrar con su venta.

Según la acusación de la Fiscalía, Muñoz utilizaba sus redes sociales para promocionar este medicamento hasta en USD 1 200, cuando su valor comercial era de USD 300.

Muñoz fue sentenciado a inicios de julio a ocho años de cárcel. En la misma audiencia se condenó Noé Salcedo, hermano de Daniel, a siete años por el mismo caso.

En la sentencia, se le fijó una multa de veinte salarios básicos unificados (USD 8 000) y como reparación integral se les dispuso la devolución de la medicina incautada y ofrecer disculpas públicas, a través de medios de comunicación.

El rumor de la muerte de Muñoz comenzó el sábado 13 de noviembre, después de conocerse de los enfrentamientos en la Penitenciaría. Sus familiares acudieron al Departamento de Medicina Legal, pero no les daban razón de su paradero.

Una hermana señaló que se comunicaron por última vez la noche de los enfrentamientos, donde Muñoz pidió a sus familiares que recen por él debido a lo encarnizado de los enfrentamientos.

Según sus seres queridos, Muñoz cumplía su condena en una celda del área conocida como Transitoria, que acogía a los detenidos de menor peligrosidad y que fueron encarcelados por alimentos, deudas, o siniestros de tránsito.

La zona de Transitoria fue la más atacada durante la masacre del fin de semana.

Suplementos digitales