Prisión preventiva para conductor de bus por siniest…
Quito tiene tres centros veterinarios municipales gratuitos
Paquetes ya están en los recintos para iniciar las e…
Testimonio de amigas sobrevivientes a intento de sec…
Omar Menéndez, candidato a la Alcaldía de Puerto Lóp…
Partidos políticos tienen 10 días para limpiar Quito…
Hombre fue detenido por el presunto femicidio de su …
Temporal invernal en Europa deja al menos tres muertos

Las fiestas de Quito ‘saben’ mucho mejor en las ‘huecas’

Isabel Camino es la propietaria de La Exquisita, opción en el norte de Quito. Sus recetas han pasado ya cuatro generaciones. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

De sal, de dulce, con cacao, higos, ají de maní… En las huecas de Quito hay platillos para todos los gustos y paladares. Nueve de ellas son las denominadas patrimoniales que, además, cuentan con el Distintivo Q a la Calidad Turística

El Sistema de Catastro de Establecimientos Turísticos de la ciudad registra 3 471 negocios de alimentos y bebidas de un total de 5 380. La certificación la tienen 301. 

Las salsas son los acompañantes perfectos de los platillos y no pueden faltar en la oferta de las huecas tradicionales. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Las salsas son los acompañantes perfectos de los platillos y no pueden faltar en la oferta de las huecas tradicionales. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Parada con receta de 100 años 

La Exquisita de la 10 tiene en su plato estrella al caldo de pata, una receta de cuatro generaciones que tiene no menos de un siglo. Isabel Camino es la fundadora. Ella explica que el legado familiar arrancó con su abuelita, Isabel Jacho, y su madre, María Atti. La familia es originaria de San Blas, en el centro de Quito.  Si bien Isabel estudió Terapia del Lenguaje y Tecnología Médica, volvió a sus orígenes para seguir con la tradición. Sus antecesoras ya contaban con un local. Ella abrió otro, primero en el barrio que la vio crecer. Luego se fue hacia la avenida 10 de Agosto, lugar que se añadió al nombre original. 

Hace unos siete meses volvió a San Blas, donde trabajan tres personas y atienden de lunes a domingo, de 08:00 a 19:00. Su esposo, Iván Guadalupe, arquitecto de profesión, ha sido un apoyo. Él tiene una cafetería-heladería en la calle Guayaquil. En tanto, dos de los cuatro hijos de Isabel son chefs.

La Exquisita está ubicado en el barrio de San Blas, y recibe a los comensales de lunes a domingo, de 08:00 a 19:00. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
La Exquisita está ubicado en el barrio de San Blas, y recibe a los comensales de lunes a domingo, de 08:00 a 19:00. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Un toque dulce con historia 

En 2006, En-Dulce surgió como un emprendimiento en casa, mientras Franklin Utreras estudiaba Gastronomía. Era conocedor del cacao ecuatoriano y se lanzó a elaborar chocolates, con la ayuda de su esposa e hijos. El negocio creció y se asoció con un familiar. Desde el 2013 está ubicado en las calles Olmedo y Guayaquil. El 99% de lo que ofrecen se elabora con productos locales, principalmente artesanales y agroecológicos

Franklin aprendió de pequeño el arte de la panadería de la mano de su padre, Ángel. Nelly, su madre, en cambio, fue una excelente cocinera.  A esa herencia familiar se sumaron elementos propios de Quito como el ponche y el pan Chullita Quiteño (con higos y queso). 

Uno de los consentidos es el Angelito, hecho de salvado de trigo, con nueces y pasas maceradas en aguardiente de caña procedente de la parroquia Pacto. Además, tienen colada morada todo el año. 

En-Dulce abre de lunes a viernes, de 07:30 a 18:00, y sábados, de 08:00 a 16:00. Están también en el Museo del Alabado (Cuenca, entre Bolívar y Rocafuerte) de miércoles a domingo, de 09:30 a 16:45. 

Franklin Utreras es propietario de En-Dulce, en el Centro de Quito. Sus recetas incluyen productos locales, agroecológicos y sobre todo frescos. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Franklin Utreras es propietario de En-Dulce, en el Centro de Quito. Sus recetas incluyen productos locales, agroecológicos y sobre todo frescos. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

El plato fuerte no puede faltar 

Hugo Uchupanta es propietario del restaurante Todos los Secos El Vecino, en el sector de Cotocollao. Abre toda la semana. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Hugo Uchupanta es propietario del restaurante Todos los Secos El Vecino, en el sector de Cotocollao. Abre toda la semana. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Todos los Secos El Vecino es una parada para degustar platillos con sabor quiteño. Hugo Uchupanta es el propietario del negocio, que surgió hace 20 años con su esposa Marisol Vallejo y sus cuatro hijos. 

La sazón familiar se ofertaba primero en la acera de la avenida De la Prensa y Luis Tufiño, en el norte de Quito, con una carpa azul, una cocina, una parrilla y seis mesas. Taxistas y vecinos del sector están entre los principales comensales. Para recibirlos cuentan con un local en la misma dirección donde empezó el emprendimientoSecos de pollo, guatita, asados de carne, pollo y chuleta, constan en el menú. El plato estrella es el seco de chivo. Abren de domingo a domingo, de 12:30 a 03:00.

Todos los Secos El Vecino ofrece el tradicional plato que le da su nombre, siendo el seco de chivo el plato estrella. Asados también constan en el menú. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Todos los Secos El Vecino ofrece el tradicional plato que le da su nombre, siendo el seco de chivo el plato estrella. Asados también constan en el menú. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Entre otras huecas tradicionales recomendadas tenemos a Secos del Veci, el restaurante David (Olmedo y García Moreno), la Casa del Librillo (El Inca y Los Guabos), Palacio de la Fritada (Salinas), Encebollados del Triángulo (Serapio Japerabi y El Canelo), Corvinas de Don Jimmy (Núñez de Vela) y Hornados de San Carlos (Vaca de Castro). 


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News