Ecuatorianos laboran bajo 42 tipos de contrato
Evaluación ciudadana, clave en cobro de tasa de segu…
Bancos comunales son un soporte para 6 000 familias …
Calles y Asamblea, las dos vías de las movilizaciones
Los vacunados con Sinovac afrontan más limitaciones …
En plena audiencia, un niño le pide al Papa su solideo
Informe acusa a Bolsonaro de agravar la pandemia por…
Trump anuncia lanzamiento de su propia empresa mediá…

Dolor y conmoción por la muerte de la activista defensora de los animales Karina Sáenz

Muerte de la activista y animalista, Karina Sáenz, atropellada en la avenida Simón Bolívar. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La activista defensora de los animales Karina Sáenz murió atropellada a las 15:13 del sábado 18 de septiembre del 2021 en la avenida Simón Bolívar, mientras se dirigía a su vivienda ubicada junto al ingreso a la parroquia de Nayón, oriente de Quito. 

Según el parte que levantó la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), el conductor del vehículo indicó que circulaba por la Simón Bolívar, en sentido sur – norte, y a la altura del puente de Nayón se cruzó la mujer. “Yo intenté frenar el carro y me pateó. Hice lo que pude, pero la arrollé con el lado derecho del auto. Detuve la marcha de mi vehículo y procedí a ayudar, llamé a una ambulancia”.

Muerte de la activista y animalista, Karina Sáenz, atropellada en la avenida Simón Bolívar. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO
Ruth Montenegro, amiga de Karina, sostiene un cartel con una planta para colocarlo el ataúd de la fallecida. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Este hecho causó conmoción entre quienes conocían a Karina, de 45 años. Ella manejaba un pequeño albergue en donde cuidaba a mascotas rescatadas y maltratadas. También hace un año conformó la fundación Por una Patita Feliz que se dedica a rescatar y brindar asistencia a animales en peligro. 

Sus allegados cuentan que la tarde del sábado ella tenía previsto asistir a un plantón en Atucucho para exigir justicia por los 20 perros que fueron envenenados en el barrio Caminos a la Libertad

Edmundo Naranjo, abogado de los allegados de la fallecida, informó que la audiencia de flagrancia se realizó el domingo y el juez liberó al conductor del carro que la atropelló. “En este caso, no existieron los elementos suficientes de convicción como manda el Código Orgánico Integral Penal como para que Fiscalía pida la prisión”. 

Acotó que el caso se encuentra en etapa de indagación previa que dura aproximadamente un año mientras se realizan las investigaciones hasta determinar responsabilidades. Cuestionó que hubo un mal procedimiento de parte de los agentes del Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito de la Policía Nacional (SIAT), quienes no llegaron al sitio donde ocurrió el siniestro.

El velorio de Karina se realiza en la Funeraria Nacional, en la 18 de Septiembre y América, a donde se acercaron familiares, amigos y activistas dedicados a la protección de animales. “Con ella estudiamos turismo y hotelería, era una gran amiga y alegre. Nos llevamos muy bien desde la época del colegio”, manifestó Ruth Montenegro. 

Erika Landívar, amiga de la fallecida, contó que ella mantenía a sus madre y abuelita. “La casa de Karina se ubica junto a la avenida Simón Bolívar y en esa zona no hay un espacio entre la vereda y la vía”. 

El velorio de Karina se realiza en la Funeraria Nacional, en la 18 de Septiembre y América, a donde se acercaron familiares, amigos y activistas dedicados a la protección de animales. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Los amigos de Karina activaron una campaña en redes sociales para recordarla y pedir justicia. Quienes asistan velorio este 20 de septiembre de 2021 deben cumplir las siguientes normas de bioseguridad

• El aforo permitido es de 25 personas.

• Permanecer máximo 5 minutos dentro de la sala.

• No molestar a la familia con llamadas o mensajes.

• No hacer fotos o videos.

• Respetar el espacio de la familia.

• Hacer silencio en la sala y hablar en voz baja al momento de dar el pésame.

Suplementos digitales