Ecuatorianos laboran bajo 42 tipos de contrato
Evaluación ciudadana, clave en cobro de tasa de segu…
Bancos comunales son un soporte para 6 000 familias …
Calles y Asamblea, las dos vías de las movilizaciones
Los vacunados con Sinovac afrontan más limitaciones …
En plena audiencia, un niño le pide al Papa su solideo
Informe acusa a Bolsonaro de agravar la pandemia por…
Trump anuncia lanzamiento de su propia empresa mediá…

Solo 20 de 80 integrantes del Gabinete de Gobierno en Ecuador son mujeres

La ministra Ximena Garzón (derecha), en el evento de celebración de la vacunación. Foto: archivo / EL COMERCIO

La salida de Mae Montaño, del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y de Tanlly Vera, de Agricultura y Ganadería, restó representación a las mujeres en el Gabinete de Gobierno esta semana.

Esteban Bernal y Pedro Álava, respectivamente, son sus reemplazos, lo que no solo supone un cambio de visión en el manejo de estas carteras, sino que también acentúa la brecha de paridad de género en este Poder del Estado.

En una revisión hecha por este Diario al organigrama del Ejecutivo, se evidencia que de 80 funcionarios designados por el Primer Mandatario, 60 son hombres y 20 mujeres, es decir, la cuota femenina no supera el 25% en un país donde ellas representan más de la mitad de su población.

El Gabinete se compone de 18 ministerios: 13 son dirigidos por hombres y cinco por mujeres. La última en incorporarse fue Alexandra Vela, quien reemplazó al fallecido César Monge, desde el 14 de junio pasado. En la cartera de Salud está Ximena Garzón; María Brown, en Educación; Elena Machuca, en Cultura; y Viviana Maino, en Telecomunicaciones.

A nivel de las secretarías (8) y consejerías (6), solo hay una mujer en cada uno de estos espacios. Bernarda Ordóñez ocupa la Secretaría de Derechos Humanos y Andrea Balda es consejera en temas relativos a la Comunidad Andina.

En cuanto a la representación del Ejecutivo en las provincias, la diferencia también es considerable. De 23 gobernaciones, en 19 están al frente hombres y solamente tienen cuatro mujeres: María Pontón, en Chimborazo; Tania Obando, en Esmeraldas; Génesis Blum, en Los Ríos; y Esperanza Bustamante, en Orellana.

Mientras que de las 25 instituciones públicas que son del Gabinete Ampliado, 16 están comandadas por hombres y nueve por mujeres. Entre los puestos más importantes que ellas ocupan están Aduanas, la Unidad de Análisis Económico y Financiero (UAFE), el Servicio de Rentas Internas (SIR) y el Consejo de Desarrollo de la Información.

Tanto la directora de Participación Ciudadana, Ruth Hidalgo, como la directora del Observatorio de Participación Política de la Mujer, Mónica Banegas, ven con preocupación estos datos.

“Si bien no es una obligación del Presidente, porque ninguna ley ni Constitución le ordena tajantemente hacerlo (buscar la equidad de género), depende mucho de la voluntad política” , indicó Banegas.

Hidalgo cree que esta situación podría llevar a un “récord negativo en términos de participación e inclusión a nivel regional”, pues refirió que en países como Chile o Colombia, con gobiernos de la tendencia de Lasso, hubo más avances.

Apuntó que “el mundo está volviendo sus ojos a ratificar la importancia de la presencia de la mujer en los espacios de decisión y por eso se promueve, se motiva, se habla, se escribe y se discute permanentemente que los gobiernos tienen que hacer un esfuerzo, sobre todo para designar a mujeres”.

“Además, así también están dando una señal valiosa de respeto a la preparación académico y motivar a las otras mujeres que sigan participando”.

El sociólogo Napoléon Saltos descarta que exista un déficit de perfiles de mujeres para ocupar cargos de este nivel, explica que se trata de una cuestión estructural en la que, a su criterio, está inmerso el movimiento oficialista.

“No es un problema que seamos hombres, sino con una visión patriarcalista, dominante, que afecta a la posibilidad política amplia”.

Aunque lograr una paridad de género en el Gabinete no estuvo entre las promesas de campaña de Lasso, al asumir el poder el pasado 24 de mayo sí habló de que “la lucha por la igualdad de género no es un problema solo de las mujeres. Es un problema nacional que debe ser abordado”. Y en su plan de Gobierno contempla acciones como impulsar la igualdad salarial.

“En los miembros del Gabinete Ministerial buscamos capacidad, entrega, compromiso con el servicio público, ética y moral. Es una combinación de factores que van mucho más allá que el género”, apuntó el secretario de Comunicación, Eduardo Bonilla.

“Es importante incluir a las mujeres para poder crear políticas públicas enfocadas a este grupo social sobre todo en temas de erradicación de la violencia, libertad financiera, salud pública y derechos en general”, agregó Banegas.

Bonilla precisó que “las carteras con metas más importantes de este gobierno son lideradas por mujeres: Ministerio de Gobierno, Salud, Educación, Cultura, Telecomunicaciones, Derechos Humanos y entre otras secretarías”.

Suplementos digitales