Dos elecciones se han efectuado sin sanciones por campaña anticipada

En ciudades como Guayaquil y Quito hay vallas y paredes pintadas que apoyan a movimientos políticos en precampaña. Foto: EL COMERCIO

En menos de 20 días empezará la campaña electoral para las seccionales del 2023. De acuerdo con el Consejo Nacional Electoral (CNE), toda propaganda hecha o emitida antes del 3 de enero se considera campaña anticipada.

El Código de la Democracia tipifica a esa precampaña como una infracción grave. Eso al menos en la norma, porque en realidad no hay un mecanismo efectivo de sanción a candidatos o partidos. Una muestra de eso es que, hasta el jueves, ni siquiera se había cerrado el proceso de análisis del gasto electoral de las seccionales pasadas (2019). Geovana Guano, directora de Fiscalización y Gasto Electoral del CNE, dice que aún se está recabando información.

¿Por qué es importante ese análisis?

Es la única sanción posible para los candidatos. Guano seña-la que, aunque no se evidencie la efectividad de la tipificación de la infracción de campaña anticipada antes de elecciones, sí hay un pro-ceso posterior que cruza cuentas entre el límite del gasto fijado y lo que invirtió la organización.

El problema es que se acerca una nueva campaña y en ella estarán, incluso, candidatos y movimientos que participaron en las seccionales pasadas y no se ha determinado si todas cumplieron o no con el límite del gasto.

La situación

El ambiente electoral es intenso. En Guayaquil, aunque oficialmente la campaña todavía no arranca, en mercados y barrios, los candidatos se adelantaron en hacer concentraciones. El rostro de Cynthia Viteri, quien va por la reelección, cubre paredes junto a avenidas estratégicas como Las Aguas. Su eslogan La Alcaldía de la gente se destaca sobre el característico fondo amarillo del Partido Social Cristiano.

La semana pasada, la agenda de la alcaldesa Viteri fue ajetreada. Recorrió sectores como Bastión en un vehículo que comparte con Susana González, quien compite por un segundo período en la Prefectura del Guayas. En Quito ocurre algo similar. Los aspirantes recorren barrios, sitios públicos y pasean con banderas por las calles durante los ciclopaseos del domingo. Pero, su disputa está, sobre todo, en redes sociales.

Los controles de la precampaña empezaron el 20 de agosto, un día después de la convocatoria a elecciones. Desde entonces, los equipos de las delegaciones provincia-les del CNE han obtenido 11 455 artículos promocionales en el país. Se entiende por artículo promocional, según Guano, toda propaganda de un candidato calificado por el CNE.

Esto último es clave, porque el órgano no puede actuar sobre aquella propaganda que no le sea atribuida a un postulante con su candidatura en firme. Las provincias en las que más se ha detectado propaganda anticipada son El Oro, Guayas, Manabí y Santa Elena. Según Guano, en ellas se han encontrado, al menos, 1 000 piezas publicitarias. Sin embargo, desde agosto pasado hasta el 7 de diciembre pasado, solo se han bajado 19 vallas de este tipo. Las limitantes El Código de la Democracia tipifica a la campaña anticipada como una infracción electoral grave.

Se sanciona con multas que van desde los 11 hasta los 20 salarios básicos unificados. Además, la destitución y/o suspensión de los derechos de participación desde los seis meses hasta los dos años. Después del proceso de las seccionales del 2019 y de las elecciones generales del 2021, todavía no hay candidato u organización sancionada, de acuerdo con Gua-no. En el caso de la precampaña, la funcionaria explica que se cuenta con un sistema al que se ingresa toda la información para sustentar la denuncia que después irá al Tribunal Contencioso Electoral (TCE). Si bien pueden bajar una valla o empezar un proceso por una propaganda pintada en las paredes, nada garantiza que el candidato sea sancionado.

Guano explica que esa sanción solo es en contra del aspirante. Entonces, si el postulante no es quien pintó o contrató la propaganda, no se lo puede acusar de este falta. Lo que sucede es que ese tipo de gasto se imputa para el análisis postelectoral. Para el analista electoral, Esteban Ron, tanto en los casos en los que los candidatos recurren a la precamapaña como de aquellos postulantes que van por la reelección y se encuentran en proselitismo constante, se rompe el principio de igualdad y se genera una distorsión en el electorado. El experto señaló que eso se puede traducir en desconfianza. Y, según los términos de Ron, puede acarrear una deslegitimación del proceso electoral como tal.

Las fechas

Lapso de campaña. El crono-grama aprobado por el Pleno del CNE establece que la campaña durará desde el 3 de enero hasta el 2 de febreros del 2023.

Lo previo. Antes de eso, los candidatos pueden difundir su ideología y plan de trabajo sin recurrir a medios o propaganda puesta en vallas.

Límite para listas. Este 18 de diciembre es la fecha límite para que el CNE publique la lista definitiva de postulantes para las seccionales del próximo año.

Más noticias relacionadas

      
      
Visita nuestros portales:
             
      
                  

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News

            
      

Suplementos digitales