El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Defendiendo la maglia
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

PSC y Unes asumieron el control para procesar a Llori, entre alarmas y pugnas

Policías impedían el paso a los asambleístas, amenaza de bomba y con otros inconvenientes se instaló la Comisión que investigará a Guadalupe Llori. Foto: El Comercio

La Comisión que investigará con fines de destitución a la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori (PK), se instaló entre amenaza de bomba, policías que impedían el paso a los asambleístas, el insistente sonido de alarmas y las primeras pugnas por el control de esta instancia.

Su primera sesión se dio este jueves 28 de abril de 2022, y terminó con la elección del socialcristiano Pedro Zapata, como presidente, y de Pamela Aguirre, del correísmo, como vicepresidenta.

Además de Zapata y Aguirre integran esta instancia Peter Calo, asambleísta de los denominados rebeldes de Pachakutik, el independiente Jhon Vinueza, y Lucía Placencia, de la Izquierda Democrática (ID), aunque su bancada la desautorizó.

La elección de Zapata se dio por unanimidad. Pero Vinueza y Placencia cuestionaron la designación de Aguirre, pues argumentaron que no garantiza equilibrio o que no se trata de una comisión permanente, sino de una instancia como el Comité de Ética que solo debía contar con un presidente.

Vinueza votó en contra, intentó que se cambiara el orden del día y no lo logró. El legislador insistió en que esto compromete la independencia de la comisión, pues el PSC y Unes buscan desde hace dos meses que Llori sea removida.

Placencia también se unió a las críticas, aunque al final votó a favor; intentó rectificar, pero no pudo y tampoco se puso de pie al momento de que Aguirre tomó juramento, como los demás.

El procedimiento que debía tomar pocos minutos se extendió por casi una hora, entre votaciones, rectificaciones, reconsideraciones y lecturas distintas de la Ley Legislativa.

Las bancadas del PSC y Unes coparon la sala con sus líderes, Esteban Torres, y Marcela Holguín, a la cabeza. Aguirre mocionó a Zapata como presidente y Calo, quien se desempeñó como secretario relator ad hoc, a Aguirre para la vicepresidencia. Torres denunció a Llori por supuesto incumplimiento de funciones.

Se trata de la primera vez que opera una comisión ad hoc, un mecanismo que se incluyó en las últimas reformas a la Ley Legislativa para la remoción de las autoridades del Parlamento.

Incidentes y amenaza de bomba

La asambleísta Placencia fue la última en incorporarse, después de Zapata. Tuvo que lidiar con los policías que le impedían usar los ascensores, mientras equipos antiexplosivos recorrían las instalaciones. “Es una vergüenza. Quieren que la comisión no sesione”, enfatizó.

La sesión fue en el sexto piso del Palacio Legislativo, las alarmas no paraban de sonar. Llori canceló la sesión del Pleno y la orden fue desalojar las instalaciones.

“Así reviente el Guagua Pichincha vamos a sesionar. No hay ninguna bomba ni hay ninguna amenaza ni nada, aquí la única amenaza es de que no quieren que se instale la comisión ad hoc”, dijo Mario Ruiz (PK), opositor a la Presidenta.

La supuesta amenaza de bomba se dio media hora antes de que se instalara la comisión. Pero nadie se tomó en serio esa alerta, al punto de que muchos se resistían a salir. Tampoco las rutas de evacuación estaban claras; llegaron equipos élite de la Policía y no hallaron ningún artefacto que represente un peligro.