Rumania se suma a EE.UU. y Reino Unido y acusa a Irá…
El Papa retoma las audiencias generales tras su oper…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 2 de agosto del 2021
El Ejecutivo remitirá dos pro formas este 2021
En Ecuador se habla sobre restricciones para no vacunados
Las comunas del cantón Urcuquí se organizan en contr…
La gobernabilidad de Quito está a prueba en el Concejo
El informe del caso Celi tendrá nueve componentes

El SOTE suspenderá operaciones por 22 horas para conectarse a un nuevo baipás

Los trabajos de construcción de los dos baipases del y del Poliducto Shushufindi – Quito, en el sector de San Luis, provincia del Napo, finalizaron. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Este miércoles 9 de junio del 2021 finalizaron los trabajos de construcción de los dos baipases de 465 metros cada uno, tanto del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) como del Poliducto Shushufindi – Quito, en el sector de San Luis, provincia del Napo, para evitar afectaciones de los ductos debido a la erosión regresiva del río Coca.

Para realizar los empates de la tubería con el baipás, el SOTE paralizará las operaciones desde las 00:00 del jueves 10 de junio, por un lapso de 22,5 horas aproximadamente. Luego de esto, está previsto se retome las operaciones de bombeo de crudo.

“Esta suspensión no afectará la producción de los campos petroleros, ni la recepción de crudo en la Estación 1 de Lago Agrio, ni las entregas previstas desde el Terminal Marítimo de Balao para atender el suministro a refinerías y cumplir con el cronograma de embarques de exportación de Crudo Oriente”, dijo Pablo Luna, gerente de Petroecuador, en un comunicado.

En tanto, el Poliducto Shushufindi Quito suspendió operaciones desde las 07:00 de este miércoles a fin de ejecutar las tareas de drenaje, corte y empate. Esta paralización no afecta al programa de abastecimiento de derivados y gas de uso doméstico, agregó la estatal Petroecuador.

Las construcciones de los baipases tuvieron una inversión aproximada de USD 1 millón. Para comprobar la calidad de los trabajos se realizaron pruebas hidrostáticas y ensayos no destructivos de las juntas soldadas.

Estas variantes se construyeron de manera preventiva, ya que la erosión de uno de los márgenes del río Coca se aceleró desde principios de mayo, amenazando la integridad de las dos tuberías, en la zona del río Piedra Fina 2, sector San Luis.

Luna señaló que “una vez finalizadas estas tareas, Petroecuador mantendrá una operación permanente y segura del transporte de hidrocarburos, con lo cual se evitarán afectaciones a toda la cadena de valor del sector hidrocarburífero, como son la producción de los campos petroleros, abastecimiento de refinerías, comercialización de combustibles y exportaciones de crudo”.

Además, Petroecuador instaló un sistema de drenaje emergente de crudo, de tal manera que, ante un avance de la erosión hacia el eje de la tubería, se pueda activar este sistema y evitar al 100% un evento de contaminación por derrame de hidrocarburos.

Asimismo, Petroecuador continúa con la construcción de la séptima variante del SOTE y quinta del Poliducto, que está previsto que concluyan el 10 de agosto próximo. Esta nueva tubería tendrá una extensión de 2,4 kilómetros y se aleja de la zona de riesgo del fenómeno natural, con una inversión estimada de USD 4 millones.