Playas, animales y áreas protegidas afectados por de…
Policía ejecuta allanamientos por agente asesinado e…
Centros de diversión nocturna, suspendidos por alert…
Dos renuncias en cúpula de la Izquierda Democrática …
‘Alertas termales extremas’ se registran…
En Quito arrancó el juicio contra Ola Bini
Macron insta a que el aborto sea un derecho básico e…
Exviceministro de Minas: La investigación sobre irre…

Salario de hombres subió USD 23,9; el de mujeres, USD 2,2

Foto referencial. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la incorporación de las mujeres al mundo laboral se da, hoy en día, todavía con brechas salariales. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Entre octubre de 2020 y 2021, los hombres incrementaron en USD 23,9 su salario promedio, según la encuesta de empleo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). El incremento no subió en la misma magnitud para las mujeres

Según esas estadísticas, el ingreso laboral promedio de los hombres pasó de USD 284,5 a 308,40.  

Las mujeres, en cambio, recibieron apenas USD 2,2 más en el mismo periodo, al pasar de USD 238 a 240,2, en promedio.   

La diferencia de los incrementos es de USD 21,7.   

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la incorporación de las mujeres al mundo laboral se da, hoy en día, todavía con brechas salariales; es decir, con diferencias entre los ingresos que percibe un hombre y una mujer, por iguales o similares tareas. 

A esto se suman otros problemas para las mujeres como mayor desempleo, una mayor informalidad y una fuerte concentración en determinadas ocupaciones, sobre todo domésticas.  

Si bien en Ecuador los problemas de desempleo afectan a ambos géneros, no lo hacen por igual. Las mujeres también ahí salen desfavorecidas en cuanto a la disminución general de ingresos

Tanto para hombres como mujeres, los ingresos que alcanzaron en octubre fueron menores a los alcanzados en septiembre de este 2021, debido al incremento del subempleo y la disminución del empleo adecuado

Sin embargo, siempre hay más desventajas para las trabajadoras. Por ejemplo, en promedio, los hombres dejaron de ganar USD 19,2, al pasar de un ingreso de USD 317,6 en septiembre a USD 308,4 en octubre. 

Mientras que la afectación para las mujeres fue mayor, con la disminución de USD 38,90 en sus ingresos. En septiembre ganaron, en promedio, USD 279,10, mientras que en octubre el ingreso fue de USD 240,2. 

Así como los ingresos han subido para los hombres, se han incrementado sus horas de trabajo, las cuales pasaron de 35:54 horas a la semana en octubre de 2020 a 37:16 el mes pasado.  

En cambio, las mujeres trabajaron casi el mismo tiempo de 30 horas semanales y vieron reducidos sus ingresos.  

ONU Mujeres señala que entre las causas de la brecha salarial están empleos parciales que realizan mujeres, empleos precarios para los que se las contrata, ejecución de trabajos socialmente menos valorados, desconocimiento de los empleadores, entre otros.  

Este problema genera desmotivación de las trabajadoras, inseguridad de sus competencias, desventaja de oportunidades de crecimiento; lo cual, a mediano plazo, se relaciona también con la poca presencia de mujeres en cargos directivos, explica Ximena Calderón, consultora de Recursos Humanos de Grupo LILA.  

Para la experta, es necesario que las empresas trabajen como agentes de cambio para eliminar todo tipo de discriminación; por ejemplo, con el ajuste de las escalas salariales por cargo y no por quién ocupa dicha posición. 

Pablo Zambrano, presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción (CIP), señaló que, desde el sector empresarial, junto con organismos internacionales, se ha aplicado incentivos para las organizaciones. Entre ellos están premios, sellos de calidad, capacitaciones, entre otros, con el objetivo de impulsar buenas prácticas corporativas para la igualdad de género, la lucha contra la violencia y el empoderamiento femenino. 

Calderón recalcó que en el país hay empresas que trabajan con una perspectiva de género para eliminar estas diferencias con planes estratégicos de diversidad, equidad e inclusión.

Suplementos digitales