Menor de edad falleció tras choque entre vehículo y …
Cierre de campaña promete más ataques entre candidatos
Un manifestante muere en las protestas antigubername…
Nuevo ataque ruso con misiles a Ucrania dejó tres fallecidos
Rey emérito Juan Carlos fijará su residencia fiscal …
Chats de Valentina Trespalacios con John Poulos son …
Donald Trump relanza su campaña a la Casa Blanca
Niña es asesinada en Colombia por hombre que salió d…

Operaciones del SOTE, paralizadas luego de colapso de carretera

La erosión del río Coca se registra desde febrero el 2020. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Petroecuador informó que debido al deslizamiento de tierra se registró este viernes 10 de diciembre del 2021, en un tramo de la vía E45, Quito- Baeza-Lago Agrio, en el sector Piedra Fina 2, en San Luis, cantón El Chaco, en Napo se paralizaron las operaciones del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano – SOTE y el Poliducto Shushufindi Quito.

“Se suspendieron las actividades de bombeo de crudo y derivados de combustibles respectivamente, y se inició el drenaje de estos hidrocarburos, como medida de prevención, debido a la compleja situación que atraviesa el sector de Piedra Fina”, señaló la petrolera estatal.

Al menos 40 metros de longitud de la calzada colapsaron cerca de las 10:30 de este viernes.  Las provincias de Napo y Sucumbíos quedaron incomunicadas por el sector, debido al avance de la erosión regresiva del río Coca, en la Amazonía del país.

“Se perdió la vía, eso ya se tenía previsto, debido a las condiciones del terreno. Esa parte ya había presentado fisuras esta semana”, señaló Carlos Barragán, coordinador zonal 2 del Servicio Nacional de Riesgos”.

Asimismo, aseguró que debido a que el tramo de la vía estaba cerrado al paso vehicular desde la semana pasada, no hubo víctimas que lamentar.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas confirmó que la vía Baeza-Lago Agrio en el sector de San Luis-Reventador se encuentra cerrada al flujo vehicular. Recomendó tomar la ruta alterna Y de Baeza-Y de Narupa- Loreto-Coca.

La erosión regresiva del río Coca se registra desde febrero del 2020 tras el colapso de la cascada San Rafael en el límite provincial de Napo Sucumbíos. En este tiempo, el fenómeno ha avanzado cerca de 13 kilómetros.

Durante este período, el fenómeno natural ha afectado infraestructura estatal y privada. En los continuos deslizamientos se han caído tramos de vías, oleoductos, puentes y viviendas.