Israel planea el envío de un millón de vacunas a pun…
Al menos cinco presos muertos y 39 heridos por enfre…
ELN rechaza estar detrás de explosión de vehículo bo…
Vietnam crea un código de conducta para los usuarios…
La jornada electoral se desarrolla con una baja part…
España eliminará la obligatoriedad de mascarillas a …
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 18 de junio del 2021
Partidos políticos tendrán un mayor control de la Un…

Lenín Moreno redujo de 130 a 101 los entes públicos en el Estado

Sandra Argotty, titular de Planifica Ecuador (centro), en una reunión con delegados de Guillermo Lasso. Foto: Cortesía Planifica Ecuador

El gobierno de Lenín Moreno anunció, apenas un mes y medio después de haberse posesionado, que la mesa no estaba servida, en referencia a la difícil situación económica que heredó en el 2017. Sin embargo, el ajuste al gasto para equilibrar las finanzas públicas inició dos años después.

De hecho, el egreso por salarios públicos, que arrancó en USD 9 139 millones en el 2017, subió durante el año siguiente. Luego, tras el acuerdo alcanzado en febrero del 2019 con el Fondo Monetario Internacional (FMI), llegó la austeridad y el rubro destinado comenzó a reducirse.

Está previsto que ese gasto termine este 2021 con USD 708 millones menos que en el inicio del período.

“El principal aporte de Lenín Moreno es haber frenado la expansión de gasto público que heredó del gobierno de Rafael Correa. Lo frenó a partir del tercer ministro de economía, Richard Martínez”, destaca Walter Spurrier, analista económico.

Pero cree que el recorte pudo ser más rápido y eficiente. “Le ha dejado esa tarea al próximo Gobierno”.

El ajuste se dio mediante tres estrategias. La primera fue la reducción en el número de entidades.

Sandra Argotty, secretaria técnica de Planifica Ecuador, aseguró que en el 2017, cuando el presidente Lenín Moreno inició funciones, había 130 entidades de la Función Ejecutiva. El Mandatario impulsó una reestructuración del tamaño del Estado. A mayo del 2021, en Ecuador existen 101 instituciones adscritas al Ejecutivo.

Dentro de este proceso hubo organismos que fueron absorbidos por Ministerios que tenían las mismas competencias. Por ejemplo, el Servicio de Contratación de Obras (Secob) y Ecuador Estratégico EP se integraron al Ministerio de Transporte.

En el proceso de optimización también intervinieron las Carteras de Trabajo y Finanzas. “Se redujeron estructuras donde se identificó que existía duplicidad de funciones”, manifestó la funcionaria. En cuanto a ministerios, Moreno inició con 23, pero dejará el poder con 17 carteras.

De las 101 entidades que recibirá el presidente electo, Guillermo Lasso, 29 pertenecen al gabinete de Recursos Naturales, Hábitat e Infraestructura. El gabinete económico y productivo tiene 23 entes. Además, hay cinco consejos de igualdad.

Una segunda estrategia fue optimizar las firmas públicas. En algunos casos, se liquidaron aquellas que reportaban pérdidas, como Ferrocarriles del Ecuador, cuyos activos ahora están a cargo del Ministerio de Transporte. Pero el ministro de Turismo de Lasso, Niels Olsen, anunció ayer que uno de sus primeros objetivos será la “recuperación del tren”.

En otros casos como los servicios postales, Correos se liquidó y, en su lugar, se creó una nueva firma que, según el Gobierno, será más pequeña. En cambio, Petroecuador y Petroamazonas se fusionaron.

Un tercer eje del ajuste en la administración de Moreno fue una disminución en el número de servidores. Antes de la reducción, había unos 499 000 funcionarios en la Función Ejecutiva. Hoy, la cifra es de 431 000.

La disminución incluyó a cargos jerárquicos y operativos. Sin embargo, la titular de Planifica Ecuador asegura que esto no incidió en los servicios gubernamentales que llegan a los territorios, pues se aplicó una lógica de eficiencia en la reestructuración. “Tuvimos una optimización interesante. Pero también hay que ver que no se puede descuidar el territorio”.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, cree que otro indicador que permite medir el desempeño del Fisco es la evolución del hueco fiscal en el presupuesto. “Moreno logró entrar en una senda de reducción del déficit, pese a la pandemia, aunque no tan acelerada como se hubiera querido”.

De acuerdo con sus cifras, en este Gobierno se registró un déficit promedio de USD 4 482 millones por año, es decir, menor a los 5 393 millones que en promedio anual tuvo Correa en los cuatro años previos.

Augusto de la Torre, asesor del Gobierno, cree que el mayor avance fiscal de Moreno fue lograr alivios en el pago de intereses y capital de la deuda gracias a la renegociación.

El mayor desafío para Guillermo Lasso será hallar financiamiento. “Cuando el gobierno de Moreno arranca, el riesgo país estaba en 630 y su primer ministro de Finanzas logró colocar deuda a menos del 7% de interés. En cambio, ahora con el riesgo país sobre los 700 puntos, el interés estaría aún alto, sobre los 9%”. dijo Ortiz. Un financiamiento a bajo costo dependerá del tipo de acuerdo que logre renegociar con el FMI.

Además, Ortiz cree que el escenario político puede mover al Gobierno a actuar con cautela. “Va a ser sencillo pasar leyes en la Asamblea que bajen los impuestos. Pero va a ser muy difícil aumentarlos. La tarea va a estar enfocada a la eficiencia del gasto y en la eficiencia en la recaudación”.